Adquirir compromisos de cara a la formación universitaria

Adquirir compromisos de cara a la formación universitaria

Una buena organización, desde mucho antes, garantiza un mayor desenvolvimiento en la formación universitaria

No es tan difícil el paso de la enseñanza secundaria obligatoria al Instituto como lo es desde el Instituto a la Universidad. Los motivos pueden ser varios y muy diversos: falta de motivación, pensamientos negativos hacia el entorno universitario, por creer que una carrera universitaria no garantiza un mejor empleo, temor en la dificultad del nuevo nivel formativo o imposibilidad por compatibilizar los estudios universitarios con una ocupación laboral.

Llegada la enseñanza secundaria es necesario tener claros muchos conceptos sobre los siguientes cursos que nos encontraremos, y es necesario adquirir algunos compromisos, partiendo de la base de que cada curso superará al anterior en dificultad y exigencia.

  • Debes saber que en la universidad tendrás que aumentar el tiempo que dedicas normalmente al estudio una media de 2 horas más.
  • Tendrás que ser muy estricto con apuntes y lecturas establecidas. En la universidad existe menos control, por parte de los profesores, a la hora de verificar que cada alumno lleva su trabajo al día. Si te relajas en este sentido puedes encontrarte con un buen arsenal de tareas pendientes que dificultarán la fluidez en tu aprendizaje.
  • Deberás organizar muy bien tu tiempo. En la Universidad no existe un horario diario de clases, todo lo contrario que en la secundaria, por tanto, deberás repartir muy bien la agenda para que otras ocupaciones no repercutan en el tiempo de las clases y faltes más de lo necesario. Como añadido, en la enseñanza superior, los profesores no controlan la asistencia, por lo que a veces no tendrás un motivo muy apremiante que te lleve a asistir al aula. Exígete a tí mismo una distribución lógica del tiempo de ocio-estudio-clases para no faltar demasiado.
  • Tendrás que acostumbrarte a una nueva dinámica de los exámenes, ya que estos, en la universidad, no acostumbran a producirse en periodos regulares, por lo que no te será tan fácil redistribuir lo que estudias. Además, te será más difícil recuperar una nota baja. Debes plantearte unos objetivos y cumplirlos.

Como verás, todo parte de una buena organización del trabajo y en un método razonable de distribución del estudio. No deberías esperar al año previo de universidad para aprender a regularizar una situación que, a todas luces, no has ido realizando como costumbre desde mucho antes.

Te puede interesar

Escribe un comentario