Afrontar la dislexia

Muchos padres se sienten completamente abatidos cuando logran conocer la noticia de que su hijo/a padece dislexia, un trastorno del aprendizaje marcado por la dificultad en comprender lo que se lee, ni más ni menos que provocado por la deficiencia de adquisición de la capacidad lectora. A pesar del malestar es necesario hacerles comprender que el primer paso para ayudar a su hijo lo han dado ya, que no es otra cosa que detectar el problema, pues desafortunadamente -y dentro del aproximadamente 15% de afectados por dislexia– muchos de ellos quedarán sin diagnosticar, provocando en el futuro fracaso y abandono escolar.

afrontar la dislexia

Al contrario de lo que se cree, la dislexia no significa que el problema se presenta porque subyace un trastorno evolutivo de tipo intelectual, y es que la relación que a veces existe entre la deficiencia mental y una dislexia no quiere decir que esta sea la tónica ni siquiera lo que se corresponde necesariamente con la realidad.  La dislexia responde a signos de inteligencia normal, y no se asocia obligatoriamente a cualquier otro problema madurativo, aunque a veces coincidan en el proceso evolutivo y de adquisición de habilidades cognitivas del menor.

Trabajar en sintonía, padres, educadores y especialistas, es la mejor meta y el mayor beneficio que puede ofrecerse al menor. Cuando la dislexia es detectada deben establecerse unas pautas de trabajo para centrarse por igual en un frente común: proporcionarle al niño/a la motivación y el apoyo necesarios. Además de valerse de los recursos didácticos que el propio centro puede facilitar, los padres de un niño/a con dislexia pueden valerse de algunas herramientas y tácticas de actuación útiles, como conocer asociaciones y colectivos implicados.

El psicólogo Jesús Gonzalo ejerce actualmente como presidente de ASANDIS, la Asociación Andaluza de Dislexia, y fruto de sus conocimientos y experiencia en este campo ha elaborado el manual digital de actuaciones en el aula para niños con dislexia, un compendio de pautas y consejos enfocados a los padres pero principalmente como recurso para los docentes. Resulta de lectura obligada en este último caso, como medio para conseguir valerse de herramientas efectivas para trabajar de manera correcta con este tipo de alumnos. Para acceder al documento se puede seguir el siguiente enlace.

Te puede interesar

Escribe un comentario