Afrontar la educación de un hijo mentiroso

afrontar la educación de un hijo mentiroso

Al principio son pequeñas mentiras que pueden resultar hasta graciosas, puede mentir sobre su edad o decir que tiene un nombre diferente, los padres ríen y el niño comienza a adquirir una conducta que se agrava con el tiempo. Tras esta primera fase, y ya más mayorcitos (sobre los 3 años), pasan al engaño como forma de no enfadar a papá y mamá, es su escudo de protección,  y esto es un mal asunto si no se pone remedio a tiempo. Y si no se han adoptado medidas que corrijan ese comportamiento la mentira pasará a tener una entidad importante más tarde. En este caso el niño empezará a tergiversar por completo la realidad, a culpar a otros, se meterá en algunos líos y hasta creerá sus propias historias.

Ante una primera mentira inocente no hay que alarmarse, esta es una conducta innata en los niños pero que hay que reconducir con las pautas adecuadas para que no pase a ser un mal hábito y le convierta en una persona discriminada de su grupo. Lo primero de todo es hablarle de manera directa para que diferencie los conceptos de verdad y mentira. Hay un cuento muy popular, “El pastor y el lobo”, que ilustra claramente las consecuencias de la mentira reiterada. No hay que escatimar medios para que entienda que una persona mentirosa no es bien aceptada socialmente, que pierde algo muy valioso en los seres humanos: la credibilidad.

Y lo más importante, predicar con el ejemplo. Si estamos defendiendo la verdad ante todo y ante cualquier circunstancia no sirve que nosotros mintamos sin reparo o que, peor aun, le digamos un día que engañe con una “mentira piadosa”.

Si no podemos, o no sabemos, poner límites a este comportamiento la adolescencia marcará un período complicado en el que los padres se verán obligados a ser muy severos y adoptar medidas que a veces no serán muy agradables, incluso contar con la ayuda de un profesional.  Educar a un hijo mentiroso no es fácil, pero todo es afrontar el problema de raíz y cuando el niño todavía es pequeño y está sintiéndose parte del entorno que le rodea.

Te puede interesar

Escribe un comentario