Afrontar un suspenso

Con el fin del primer trimestre llegarán las notas, para algunos estudiantes la confirmación del esfuerzo y preocupación por superarse, para otros la demostración palpable de que no han empleado de manera eficiente su tiempo, de que puede que existan dificultades para aprender una determinada materia, aun empleando un considerable tiempo en su estudio,  de que puede haber algún problema subyacente que impida una concentración óptima (problemas de conducta, situación familiar convulsa y difícil, etc) o un estilo de vida inconsecuente con un rendimiento adecuado.

Afrontar un suspenso. Podemos observarlo desde dos puntos de vista distintos, aunque las soluciones han de encontrarse conjuntamente.

» El estudiante. El suspenso ha de aceptarse desde la autocrítica, analizando lo que se ha hecho mal o las causas por las que, a pesar del empeño, no ha dado el fruto que se esperaba, pero también desde el afán por superarse y adoptar las medidas necesarias para no caer en los mismos errores.

» La familia, el entorno de este. Ha de prevalecer, ante todo, el sentido común, alejarse del drama. Un suspenso puede no significar nada dependiendo de las circunstancias (nuevo ciclo escolar, nuevo centro y compañeros, alguna situación puntual como una mudanza o una enfermedad que le haya alejado de los estudios, etc.), incluso no existiendo fuerzas de causa mayor que lo hayan provocado, debe prevalecer la voluntad del estudiante por mejorar la situación.

El profesorado podrá poder en antecedentes de por qué  el alumno ha desembocado en dicha situación, y solo a partir de entonces podrán tomarse las decisiones oportunas buscando una solución adecuada para ambas partes. Si bien sacar un suspenso no es agradable en ninguna situación, hay que reconocer que es una fecha un poco complicada para ello, ya que los regalos (o más bien la falta de estos) es la primera medida disciplinaria que suele tomarse en estos casos.

Lo más prudente es conocer las causas y la voluntad del niño, solo así se estará actuando en consecuencia.

Te puede interesar

Escribe un comentario