Aprovechar las horas de recreo lectivo

A lo largo de la jornada escolar los niños pueden disfrutar de uno o dos momentos de recreo en los que sencillamente juegan, descansan, hablan de sus cosas, toman algo de alimento que les sirve de energía indispensable para rendir bien, se despejan y se preparan para afrontar con fuerza el resto de la mañana.

A veces los centros escolares se ven forzados en algún momento a dejar desierta alguna clase por la ausencia del profesor titular y la imposibilidad de contar con personal de refuerzo o sustitución, por lo que se opta por dejar esa hora para que los niños la pasen en el patio, como otro rato de recreo.  Si tu hijo te plantea esa situación no dudes en recomendarle algunas actividades que pueden serle muy útiles para aprovechar mejor el tiempo.

Siempre y cuando las normas del centro escolar lo permitan, en este tiempo los niños pueden:

– Quedarse en clase para repasar alguna materia de examen, adelantar trabajos o pasar apuntes a limpio

– Ir a la biblioteca del centro a leer, consultar información o estudiar tranquilos sin el ruido exterior

– Quedarse en el laboratorio, el aula de música, la clase de informática o  la sala de manualidades para hacer ensayos, relajarse o concentrarse, buscar información en internet o desarrollar la creatividad

– Ayudar a un compañero a recuperar alguna materia en la que tenga mayor dificultad

– Ensayar si tienen alguna obra de teatro pendiente de estrenar

– Quedarse en el gimnasio haciendo alguna actividad ligera o practicando algún ejercicio específico de la clase de educación física

– Etc.

Seguro que a ellos se les ocurren muchas más formas de aprovechar una hora que, bien empleada, puede reducir mucho la carga de trabajo y estudio en casa, permitirles adelantar en materias en las que vayan más rezagados, ayudar a otros  y servirles para ampliar sus conocimientos.

Te puede interesar

Escribe un comentario