Arañar una vacante a la desesperada

opositar consejos

Un amigo y tú descubrís que en breve van a salir unas plazas suculentas, muy apetecibles… Son unas vacantes a las cuáles, con vuestra titulación podéis acceder. Os miráis y decidís: ¡¡Vamos a apuntarnos!!

Pero os ponéis a estudiar y no da tiempo a aprenderlo todo, a resumirlo todo, a meterse en la cabeza lo que otras personas llevan años preparándose… Ahora toca estudiar a la desesperada. Este método sólo es recomendable en circunstancias como ésta, donde perdido por perdido, hay que intentar rascar una plaza como sea.

Contamos con la ventaja de ser dos personas, y dos cabezas piensan más que una:

  • Dividamos los temas a estudiar. Mirad bien los títulos y echad un vistazo. Cada uno que elija los temas que se le dan mejor, los que cree que podrá aprender, aunque sea por encima…
  • De los temas que le han tocado a cada uno, empezad a trabajar con los más fáciles. Luego, si no hay tiempo, se dejarán por perdidos los más difíciles. De los temas elegidos, más que una memorización completa, intentemos sacar la parte esencial.
  • Una vez ya se ha aprendido un tema algún componente de esta extraña pareja, le pasará la información almacenada en la cabeza a su compañero como sea, bien, escribiéndole lo que se ha de aprender, o bien contándoselo, y que el otro apunte todo lo necesario.
  • Y a compartir todos los apuntes e informaciones  como buenos compañeros.

Es una unión por conveniencia que podría tener éxito. Aunque sea sólo el éxito para una de las dos partes de la pareja. Y ya sería mucho logro, pues pensemos que esto sería casi un premio no del todo merecido.

Te puede interesar

Escribe un comentario