Asignatura de alimentación para sustituir a la nueva Educación para la ciudadanía

En la formación y educación de los niños hay diferentes partes implicadas en el proceso que deben trabajar al unísono para conseguir los resultados esperados. La comunidad educativa no se cierra solo en el círculo que forman padres y profesores, también implica a los estamentos gubernamentales, que son  -en definitiva- quienes escuchan las peticiones y asumen la responsabilidad de poner en marcha medidas que garanticen el acceso de todos a la enseñanza y la calidad que se espera de un sistema educativo para, en definitiva, mejorar la sociedad en la que vivimos.

La asignatura de Educación para la ciudadanía ha creado polémica desde su integración en el programa curricular de primaria. Desde principios de este año 2012 las intenciones del nuevo Ministerio pasaban por sustituirla por una nueva materia (Educación Cívica y Constitucional), sin embargo, el propósito del ejecutivo pasa ahora por crear una mayor conciencia de cara a adquirir hábitos de vida saludables a través de la alimentación y la práctica regular de actividad física. De ahí que estos últimos días del pasado mes de mayo, Fernando Benzo, Subsecretario de Educación, cultura y deporte, haya mostrado la intencionalidad de su departamento en instaurar una nueva materia educativa en la que la alimentación sana adquiera protagonismo.

Benzo, en un acto de presentación del libro “Vive sano. Hábitos de salud y nutrición en la escuela”, declaró que el Ministerio está “dándole vueltas” a integrar una asignatura a través de la cual se luche contra la obesidad, inculcando hábitos correctos de alimentación, y que sería la nueva opción a la Educación para la ciudadanía. El Subsecretario recalcó que “entre todos” se han ido inculcando en los niños unos hábitos “absolutamente equivocados”.

A este objetivo común se uniría la Real Academia de Gastronomía, cuya filosofía se basa en que la cocina forma parte de la cultura de un país, y que se encargaría de preparar talleres en los que los niños aprenderían a comer mejor, preparando los alimentos de manera atractiva pero saludable.

Te puede interesar

Escribe un comentario