Asignaturas para septiembre, como organizarse (II)

Como ya vimos en la anterior entrada, cuando quedan materias en negativo llegado el fin del curso no queda otra que aplicarse a fondo no solo para subir la nota, sino para reforzar los conocimientos y corregir ciertos hábitos, del todo incorrectos, que han desembocado en tal situación. Claro que, como también vimos, el verano puede no ser el mejor momento para hacerlo siendo tan tentadora la oportunidad de estar todo el día sin hacer nada o divirtiéndose en la piscina. ¿Cuándo? o ¿cómo?, estas son las principales dudas que asaltan a los padres. Veamos la manera de afrontarlas.

¿Cuándo empezar con el programa de estudios?. La respuesta variará mucho dependiendo de a quien preguntemos (hijo/a o padres), pero lo cierto es que no puede dejarse para el último mes del verano el momento en el que empezar a estudiar. Si bien no es recomendable comenzar de inmediato, lo ideal es dejar un par de semanas de descanso para notar algo la “desconexión” del curso y mentalizarse para empezar a “ponerse la pilas” nuevamente.

¿Cómo llevarlo a cabo?. Como ya hemos dicho, es preferible establecer una pauta de estudios diaria desde bien iniciado el verano, un máximo de 3/4 horas al día, dependiendo también del número de asignaturas a recuperar. Esto garantizará que también pueda tener tiempo libre para lo que más le guste (bajar a la piscina, echar un rato con la videoconsola, salir al cine,…), y no le condenará a estar el último periodo del verano completamente entregado al estudio sin posibilidad de hacer otra cosa, por no mencionar el hecho de que la asimilación de los conceptos es mucho peor de golpe que de manera secuencial.

Debe combinar el estudio con la realización de actividades prácticas, ejercicios, simulaciones de exámenes, etc. con el fin de ir testeando lo aprendido. Igualmente importante es el momento para estudiar. En verano es el primer tramo de la mañana en el que puede estar más despejado y receptivo.  En el último período de las vacaciones, un mes aproximadamente antes de los exámenes de recuperación, debe centrarse en las materias con menor dificultad y repasar de manera periódica lo que ha ido aprendiendo al principio.

Te puede interesar

Escribe un comentario