Aulas de la experiencia

aulas de la experiencia

Cuando pensamos en Universidad se nos viene a la cabeza la imagen de una persona joven y sin apenas experiencia en el mercado laboral. En los últimos años esta percepción de una institución de educación superior ha ido cambiando con los programas de acceso para personas mayores de 25, 40, incluso 45 años que en su momento perdieron la oportunidad,  a favor de un empleo, de empezar sus estudios universitarios.  Pero con la década de los 40 no acaba la posibilidad de seguir cumpliendo el sueño de estudiar en la Universidad, las aulas de la experiencia llenan el vacío de muchas personas con amplia experiencia laboral  y profesional y que quieren seguir sintiéndose útiles para sí mismos y la sociedad.

Para participar de cualquier aula de la experiencia se ha de ser mayor de 55 años y no encontrarse ya matriculado en otro centro universitario. No hay requisitos académicos,  de hecho no es exigible titulación alguna previa a la inscripción en este programa formativo especial. En nuestro país son más de 70 las Universidades que tienen implantadas aulas de la experiencia en su programa curricular.

¿Por qué estudiar pasada la barrera de los 55 años?. Obviamente no existe un objetivo a nivel de desarrollo o promoción laboral. La mayoría de las personas que se deciden por iniciarse en un aula de la experiencia buscan cumplir un deseo, sentirse útiles, seguir manteniéndose activas intelectualmente y ampliar su círculo social con personas con sus mismas inquietudes e intereses.

Pasada la época donde existen otras obligaciones más esenciales (trabajo, familia, …), cuando se alcanza esta etapa se suele ser más consciente de lo que se quiere en la vida, se toman las cosas con más calma y puede afrontarse una meta de este tipo como una ambición ilusionante.

Te puede interesar

Escribe un comentario