Aumentará la formación virtual

 

De todos es sabido que, durante estos últimos cursos, la teleformación o formación virtual se ha ido introduciendo en nuestro sistema educativo. El desarrollo de las nuevas tecnologías, así como la actualización de los maestros para adaptarse a los nuevos tiempos, ha propiciado que, en determinados casos, alumnos que no pueden asistir a las aulas puedan continuar su formación desde casa, delante de sus ordenadores.

En muchos casos, esta formación virtual está mermada porque los profesores no aceptan que, en ocasiones, son sus alumnos los que tienen más conocimientos respecto a la informática, y esto se les convierte en un inconveniente.

La introducción de las nuevas tecnologías en la educación mediante la red es, en todos los casos, una manera de fomentar la autonomía personal, así como la automotivación y la responsabilidad hacía los quehaceres diarios.

Los alumnos que se decantan por la formación virtual responden, en general, a un mismo patrón: joven por encima de los treinta años, casado y con hijos. Muchos de ellos se ven de nuevo obligados a continuar formándose académicamente por que se les presenta la oportunidad de cubrir un puesto laboral mucho mejor. Pero el impedimento de asistir a las aulas presenciales por no poder compaginar estos estudios con sus obligaciones diarias hacen que se vean obligados a formarse delante de un ordenador.

Las universidades a distancia son las pioneras en esta materia, porque han desarrollado el actual modelo de educación asistida mediante un ordenador con conexión a internet. Los alumnos reciben todas las materias en una intranet a la que acceden con los datos de su matrícula. Desde allí, pueden descargar todos los temas y ejercicios que se les requerirán en el examen, al cual si que deben asistir, puesto que este sistema no contempla la posibilidad de examinarse desde el propio ordenador.

Te puede interesar

Un comentario

  1.   SuKi dijo

    Me parece bien esta opción, es fácil de compaginar con otras actividades, la enseñanza es más individualizada, permite llevar el propio ritmo y (si el profesor tutor cumple su tarea bien) no tiene por qué ser más difícil que la presencial.

Escribe un comentario