Ayudar en las tareas escolares

Cuando los niños acuden a clase, en la educación primaria (a partir de 6 años),  ya poseen cierta autonomía para tener un cuidado por su material escolar, por ejemplo,  y capacidad suficiente como para atender ya algunas tareas y trabajos que han de ir entregando al profesor, lo que les ayuda para ir adquiriendo responsabilidades.

Ayudar en las tareas escolares

No obstante, y sobre todo en los primeros años, les resulta difícil organizar sus tareas; pocas veces saben priorizar o escoger en función de su dificultad, les cuesta administrar su tiempo o repartir equitativamente según su fecha de entrega.

La principal duda de los padres se centra en plantearse si ayudar o no a sus hijos con las tareas escolares. El término “ayuda”, en este caso, puede ser muy amplio y admite algunos matices. De hecho, hacerles completamente las tareas y proporcionarles un consejo sobre como organizarse mejor son ayudas en ambos casos, pero significan cosas completamente diferentes.

Hay que evitar, en la medida de lo posible, realizarles todo el trabajo, es decir, buscar la información por ellos, colorearles los dibujos, componer una redacción que deberían crear por sí mismos, hacer sus manualidades, etc…, si bien estar a su lado, aportarles pistas para que no se pierdan mucho, permitirles un descanso, hacer con ellos un esquema de organización para optimizar y aprovechar mejor el tiempo, dictarles del libro los enunciados, etc… son enseñanzas muy válidas que les permitirán ir adquiriendo mucha mayor confianza e independencia.

Hacer sus trabajos por ellos, en un principio, puede mejorar su nota, pero conforme tengan que realizar tareas más complejas necesitarán -sí o sí- tu ayuda, ya que no habrán sabido crecer conforme sus actividades iban ganando en dificultad y no habrán podido ganar destrezas ni aptitudes resolutivas eficientes.

Te puede interesar

Escribe un comentario