BoneLab, programa para conocer los huesos del cuerpo humano

huesos

Para poder estudiar el cuerpo humano en profundidad nos encontramos a día de hoy con diferentes programas que ofrecen una visión realmente muy nítida de las diferentes partes de nuestro organismo, pero pocas veces encontramos herramientas atractivas que puedan ser empleadas en el ámbito educativo. En este caso se trata del programa BoneLab, un interesante software totalmente gratuito con el que se puede disfrutar con el cuerpo humano al completo.

En este programa vamos a encontrar información, sobre todo, completa información sobre cada uno de los huesos del cuerpo humano, ya que el software se centra especialmente en el sistema óseo. Se pueden ver los huesos desde diferentes posiciones y por lo tanto la información es realmente muy completa.

Además de ser un programa totalmente gratuito es interesante destacar que se trata de un software de gran calidad y con un nivel de detalle realmente interesante, lo que le sitúa como la primera opción a tener en cuenta antes de elegir cualquier programa de este tipo que nos encontremos por internet.

Sin duda recordar cada uno de los huesos del cuerpo humano y saber localizarlos puede ser más sencillo con BoneLab, un programa ideal para estudiantes y para poder curiosear todo lo relacionado con los diferentes huesos que tenemos en el cuerpo. No cabe duda que este tipo de aplicaciones tan completas suelen venir muy bien para el correcto conocimiento de nuestra anatomía. Aprender bien de primera hora consolida los conocimientos de por vida, y BoneLab puede ayudarnos en este objetivo.

Fuente – Softonic
Foto – Gabriel Cesar en Flickr
Más información – Alternativas de programas para realizar videotutoriales

Te puede interesar

2 comentarios

  1.   ABEL REYES TELLEZ dijo

    BREVE BIOGRAFIA DE JOAQUIN BALAGUER RICARDO
    EL DEMOCRATA CRISTIANO POLITICO DOMINICANO Presidente de la República Dominicana en los periodos 1960-1962, 1966-1978 y 1986-1996.
    presidente de la República siete veces, superando en esto a Buenaventura Báez, que fue cinco veces elegido primer mandatario nacional.
    Compartió el Premio Nacional de Literatura de 1990 con su rival político Juan Bosch.

    E
    l Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) de la República Dominicana es un partido político dominicano, fundado por el doctor Joaquín Balaguer quien fuera su Presidente hasta el año 2002,
    Tras la guerra patria de 1965, el Partido Reformista obtuvo el triunfo electoral en junio de 1966, venciendo al profesor Juan Bosch y al PRD, eligiendo como presidente al Dr. Balaguer, que se mantuvo en el poder hasta 1978 cuando fue desplazado por el PRD por 8 años. Recuperó, el poder en 1986.
    Joaquín Antonio Balaguer Ricardo (1 de septiembre de 1906 – 14 de julio de 2002) fue un abogado, escritor y político dominicano. Presidente de la República Dominicana en los periodos 1960-1962, 1966-1978 y 1986-1996.

    Desde muy temprana edad se sintió atraído por la literatura y la composición de versos, los cuales fueron publicados en revistas locales. Se interesó en la política debido a la ocupación militar norteamericana (1916-1924). Después de graduarse de bachiller en ciencias sociales en 1916, Balaguer obtuvo una licenciatura en Derecho en la Universidad Autónoma de Santo Domingo, mientras asistía a las clases en la universidad, comenzó a ganarse la vida en el ámbito periodístico, como corrector de pruebas y, desde 1924 hasta 1928,
    Balaguer comenzó su carrera política en 1930 (antes de que Trujillo tomara el control del gobierno), cuando fue nombrado Fiscal. Más tarde se inscribe en el Partido Dominicano
    A la muerte de Trujillo su posición no era envidiable, era presionado por la derecha, por los militares, por la izquierda, por la oposición, era abucheado en las calles por la ciudadanía y llamado entre otras cosas muñequito de papel.
    Balaguer quería dar muestras verdaderas de que su gobierno se democratizaba, por lo que viajó a Nueva York a pronunciar un discurso ante el foro de las Naciones Unidas el 2 de octubre de 1961:
    Balaguer también limitó los empréstitos gubernamentales a obras de primera prioridad, realizando grandes inversiones de bien social solo con fondos internos. Inicio la construcción de las primeras presas hidroeléctricas de envergadura del país, como la de Tavera y la de Valdesia, prioritarias para el control de inundaciones, canalización de las aguas de riego, y utilización del agua para acueductos y producción de energía eléctrica. También financió al sector privado para la instalación de la primera gran industria metarulgica del país, Metaldom, y nacionalizó La Rosario Dominicana, aprovechando los buenos dividendos producidos por la explotación del oro.
    Toda esta política de inversiones, unida a una acertada orientación económica y a los favorables precios de la Azúcar y el Café en los mercados internacionales, trajeron un periodo de crecimiento ininterrumpido en los que prácticamente se cuadruplico el PIB de la República Dominicana, llegando a tener a principios de la década de los setenta varios años consecutivos con crecimientos del PIB por encima del 10%, incluyendo el pico alcanzado en 1973, de un crecimiento anual del PIB de un 12.9%, siendo el mayor crecimiento registrado por el Banco Central hasta nuestros días. La estabilidad económica fue notable, con un inflación que pocas veces llego hasta los dos dígitos, siendo parte del periodo de estabilidad mas largo en los últimos 50 anos. Su política fiscal estuvo marcado por la casi ausencia total de reformas fiscales y prácticamente no se crearon nuevos impuestos para la población,
    Durante este segundo mandato de gobierno (conocido popularmente en la política dominicana simplemente como “los 12 años”), Balaguer incentivó la construcción de escuelas, hospitales, presas, carreteras, y muchos edificios importantes. Los proyectos también se utilizaron como medio para recompensar a sus partidarios políticos con lucrativos contratos de obras públicas, los favorecidos en dichos contratos se conocen como “los 300 millonarios”. También presidió un sistema de crecimiento económico estable. Sin embargo, su administración pronto desarrolló un modelo autoritario, a pesar de las garantías constitucionales.
    Balaguer se volvió a presentar como candidato en 1986 aprovechandose de una división en el Partido Revolucionario Dominicano para ganar la presidencia de nuevo después de una ausencia de ocho años, donde derrotó por escaso margen al candidato por el PRD, Jacobo Majluta. Para entonces, tenía 80 años y casi ciego por completo (había sufrido de glaucoma durante muchos años).

    El tercer gobierno de Balaguer fue mucho más liberal que el anterior. En este periodo Balaguer era mucho más tolerante a los partidos de oposición y los derechos humanos.
    Para el 1984, el Partido Reformista se alía con el Partido Revolucionario Social Cristiano, formando así el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC).
    El 1 de junio de 1966, jura como presidente constitucional de la República Dominicana, en acto que contó con la presencia de numerosos invitados nacionales e internacionales, entre ellos el Vicepresidente de los Estados Unidos, “Hubert Humphrey”. Durante su campaña electoral solía dirigir sus mensajes propagandísticos a la mujer dominicana y al campesinado,

    Sin embargo, a través de la visión que lideraba, incentivó la producción industrial y priorizó la construcción de infraestructura vial, presas, carreteras, entre otros.

    Para las elecciones de 1970 y de 1974, con su Partido Reformista volvió al poder hasta el 1978 cuando las circunstancias políticas mundiales habían cambiado. Para ese entonces, los EEUU tenían la llamada doctrina de los Derechos Humanos como herramienta política para el mundo y el hemisferio americano.
    En 1986 Joaquín Balaguer vuelve al poder por cuarta vez, siendo reelecto en 1990, venciendo en esta ocasión a quien fue su eterno rival político, Juan Bosch. En las elecciones de mayo de 1994, Balaguer es declarado ganador por un estrecho margen sobre el Dr. José Francisco Peña Gómez y el profesor Juan Bosch, que en esta ocasión quedó en un lejano tercer lugar. Numerosas acusaciones de irregularidades en el proceso electoral tuvieron como consecuencia una enmienda constitucional la cual redujo a dos el período gubernamental del Dr. Balaguer. La enmienda trajo como resultado la celebración de nuevas elecciones en mayo de 1996 las cuales fueron ganadas por el Dr. Leonel Fernández Reyna con el apoyo implícito del Dr. Balaguer, del Partido de la liberación Dominicana.
    Siguió con sus grandes proyectos de infraestructura, tales como la construcción de carreteras, puentes, escuelas, proyectos de viviendas y hospitales. Siguiendo el estilo de Trujillo, estos proyectos de gran visibilidad eran muy publicitado en los medios de comunicación controlados por el gobierno y través de grandiosas ceremonias públicas destinadas a mejorar la popularidad de Balaguer. La economía también mejoró considerablemente.
    En las elecciones presidenciales de 2000, Balaguer, a la edad de 94 años, postuló por novena y última vez a la Presidencia de la República Dominicana;
    El Dr. Balaguer Ricardo ,padecía de ceguera producida por glaucoma y problemas de circulación que lo hicieron permanecer casi inmóvil en su morada, exhibió hasta sus últimos días una excelente lucidez mental inusual en personas de su edad, lo que le permitió ser el vector que señalaba la dirección a seguir en la solución de situaciones que se presentaban en el panorama político nacional, sirviendo como máxima “ Lo que diga Balaguer”, no solo para los seguidores de su partido sino también para sus adversarios. pese a las enormes limitaciones físicas debidas a su avanzada edad (se encontraba prácticamente ciego) y al cúmulo de críticas s sus anteriores gobiernos, logró más del 20% de los votos, ubicándose en el tercer lugar.
    Aunque fue siete veces presidente, se caracterizó en los diferentes períodos en los cuales ejerció la magistratura del estado, por hacer una vida modesta, su vivienda siempre permaneció en la Máximo Gómez 25 del sector de Gazcue.

    El doctor Joaquín Balaguer fue uno de los escritores dominicanos que más libros publicó en vida, sobre todo, en los géneros de poesía y ensayo. También escribió una novela, “Los Carpinteros”, de referencia histórica y varios textos de gramática
    Balaguer llevaba una vida privada llena de hermetismo, nunca se casó ni se le conoció hijos reconocidos por él. Vivió en su casa ubicada en Santo Domingo por más de 50 años, incluso siendo presidente.
    El último de sus grandes proyectos fue el Faro a Colón, un monumento faraónico a Cristóbal Colón en Santo Domingo de Guzmán que erigió en 1992 a pesar de las críticas y del alto costo para conmemorar la Celebración del V Centenario del Descubrimiento de América.

    Ronald Reagan una vez dijo de él: “El presidente Balaguer ha sido una fuerza impulsora en todo el desarrollo democrático de su país. En 1966 llevó el retorno de la democracia a la República Dominicana después de años de incertidumbre política y agitación. En efecto, él es, en muchos sentidos, el padre de la democracia dominicana” y Jimmy Carter, lo felicitó diciendo “El presidente Balaguer ha sido un ejemplo para todos los líderes en esta nación y su gente, que lejos de un gobierno totalitario lleva al país cada vez más la democracia”.
    Joaquín Balaguer murió de insuficiencia cardíaca en Santo Domingo el 14 de julio de 2002 a la edad de 95 años.
    Mantuvo una relativa estabilidad política y económica en el país por muchos años, centralizó todas las decisiones gubernamentales y lanzó programas masivos de construcción de carreteras, puentes, hidroeléctricas y monumentos, con la intención clara de que su impronta personal quedara marcada en piedra.
    Por su condición de gran líder histórico de la democracia dominicana, su salida del escenario político crea una gruta en la vida política nacional.

    ABEL REYES TELLEZ
    PRESIDENTE NACIONAL
    PARTIDO SOCIAL CRISTIANO
    NICARAGUENSE {PSC}
    ESCRITOR CRISTIANO
    EMAIL.PRESIDENTE.PSC@HOTMAIL.COM
    MOVIL.505 8882 7756
    TEL .505 .2249 3460
    MANAGUA NICARAGUA

  2.   ABEL REYES TELLEZ dijo

    LA HISTORICA VIDA POLITICA DE LA EX MINISTRA DE EXTERIORES ISRAELI .TZIPI LIVNI

    La ex ministra de Exteriores israelí, Tzipi Livni, anunció que regresa a la política y lo hará al frente de un nuevo partido, «Hatnuá» (el movimiento), y no en
    las filas de Kadima, el partido que llegó a liderar.
    Según las últimas encuestas, Livni podría alcanzar diez escaños en el Parlamento, en las elecciones pr
    ogramadas para el 22 de enero.
    La que fuera dirigente del partido Kadima, que formó el ex primer ministro Ariel Sharón en 2005, despeja así las dudas y acaba con semanas de especulaciones sobre si regresaría a la vida pública integrando formaciones existentes o creando una propia.

    La ex canciller israelí Tzipi Livni.nacida el 8 de julio de 1958 esta mujer considerada la más célebre figurar en cabeza del pelotón de las personalidades políticas más populares del país.del partido,La ex canciller .dice tener la intención de restaurar “la confianza” de los israelíes.
    En 1976, el año anterior a la victoria electoral del Likud y la llegada de Begin a la jefatura del Gobierno, Livni ingresó en las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) para cumplir el servicio militar obligatorio, que ni excluía ni excluye a las mujeres. Durante tres años sirvió como instructora en una escuela de formación de oficiales y portó el galón de teniente. En 1979 colgó el uniforme para matricularse en la Facultad de Derecho de la Universidad Bar-Ilan, cerca de Tel Aviv, con la intención de sacarse el título de abogada, pero antes aceptó de nuevo prestar servicio en la defensa y la seguridad de Israel, y en esta ocasión, al parecer, asumiendo importantes riesgos y peligros. 1980, con 22 años, tras comentarle la posibilidad una amiga, fue reclutada por el Mossad, la agencia estatal de inteligencia, espionaje y lucha contraterrorista en el extranjero, para la que trabajó en paralelo a sus clases universitarias. La naturaleza secreta de las actividades de los agentes del Mossad impide conocer con certificación oficial qué funciones desempeñó Livni en esta institución, aunque cabeceras de las prensas israelí e internacional señalan que perteneció a una “unidad de élite” y que realizó “misiones sensibles” en París, en una época en que la capital francesa era el escenario de una guerra subterránea y a muerte entre infiltrados de los servicios secretos israelíes, activistas de los partidos palestinos y agentes de países árabes como Irak. Según fuentes consultadas por estos medios, Livni, tras la pantalla de estudiante en la Sorbona, habría mantenido una vivienda empleada como piso franco por colegas implicados en misiones de búsqueda y eliminación. También, habría realizado labores de reclutamiento y de reunión de información.

    En agosto de 1983 Livni solicitó y obtuvo la baja del Mossad para completar sus estudios en la Universidad Bar-Ilan y para casarse con el publicista Naftali Spitzer. La pareja formalizó su relación en 1984 y ella, ya con el título en la mano, empezó una andadura como abogada especializada en derecho mercantil y de la propiedad. En los doce años siguientes, Livni llevó una vida hogareña y profesional estrictamente privada, dedicada a la crianza de sus dos hijos, Omri y Yuval, a su trabajo en el bufete. Un alejamiento del servicio público y de la política que no alteró el fallecimiento de su padre en 1991, siete años después de jubilarse de la Knesset.

    Livni tomó la decisión de entrar en política en 1996, gobernando el Partido Laborista (Avoda) al mando del veterano Shimon Peres, en un momento de gran incertidumbre y desasosiego a raíz del asesinato en noviembre del año anterior de Yitzhak Rabin, predecesor del anterior, por un extremista judío y de la escalada de atentados terroristas de los partido palestinos Hamás y Jihad Islámica. Su opción partidista era, por tradición familiar y por convicciones personales, el Likud, que, con Binyamin Netanyahu de líder, se oponía a buena parte de la letra de los Acuerdos de Oslo firmados con la OLP en 1993. En las elecciones generales del 17 de mayo de 1999, anticipadas por Netanyahu ante los síntomas de descomposición del Gobierno y la aparición de profundas grietas en el propio Likud –escisiones del Partido de Centro y el Herut-Movimiento Nacional-, Livni volvió a candidatear a la Knesset y esta vez, aunque por los pelos y en unas circunstancias nada propicias, conquistó el escaño: iba en el lugar décimo octavo de la lista y el partido, en los peores resultados de su historia, retuvo 19 puestos.

    La mayoría operativa sacada por el Avoda y sus aliados unida a la victoria del nuevo líder laborista, Ehud Barak, en la elección a primer ministro desalojaron al Likud del poder. Como consecuencia, Livni cesó en su alto puesto funcionarial y se estrenó como parlamentaria de la oposición. En la Knesset, pasó a integrar los comités de Justicia y Asuntos Legales y Constitucionales, y de Promoción del Estatus de la Mujer, y presidió el subcomité encargado de la legislación para la prevención del lavado de dinero, un cometido apropiado para quien con el tiempo iba a adquirir una sólida reputación de honestidad en un entorno político cuajado de escándalos de corrupción.
    La llegada a la jefatura del Likud de Ariel Sharon, el histórico halcón de la derecha israelí, belicoso general en las pasadas guerras contra los árabes, temido y odiado por los palestinos, ministro de Defensa con Begin y últimamente responsable de Exteriores con Netanyahu, marcó el verdadero despegue político de la reservada y eficiente Livni. El orondo, carismático y controvertido ex militar, convertido en septiembre de 2000 en incendiario protagonista de la segunda Intifada, la revuelta palestina que sumió a los territorios autónomos y ocupados en un estado de guerra con las FDI y que dio el golpe de gracia al ya moribundo proceso de paz de Oslo, dispensó un afecto protector a una diputada con pedigrí nacionalista y recién entrada en la cuarentena a la que sacaba 30 años.

    En este Gabinete, Livni, codeándose con viejas luminarias de la política israelí como el laborista Peres, debutó en la función ministerial portando una cartera de bajo relieve, la de Cooperación Regional. A finales de agosto de 2002 pasó a ser ministra sin cartera, pero el 17 de diciembre de ese año, mes y medio después de dar el portazo los ministros del Avoda, Sharon le confió el portafolio de Agricultura y Desarrollo Rural. Reelegida en su escaño en las legislativas del 28 de enero de 2003, que proporcionaron al Likud una mayoría lo suficientemente amplia como para gobernar de espaldas a los laboristas (38 diputados con el 29,4% de los votos), el 28 de febrero Livni tomó a su cargo el Ministerio de Absorción de la Inmigración, una oficina de más caché político que las anteriores y que le aseguraba una mayor presencia mediática, pero que le resultó decepcionante, ya que iba detrás de la cartera de Justicia.

    Su pertenencia al círculo de confianza del primer ministro indujo a Livni a modificar algunas de sus opiniones más arraigadas. Así, la ministra interiorizó el argumento, deslizado paulatinamente por Sharon y su número dos en el Gabinete, el ex alcalde hierosolimitano Ehud Olmert, de que el mayor crecimiento demográfico de la población palestina en los territorios ocupados amenazaba el carácter eminentemente judío del Estado de Israel. En consecuencia, resultaba ineludible la evacuación unilateral y completa de la franja de Gaza y de ciertos puntos de Cisjordania no controlados por la ANP, repatriando tanto a las tropas como a los colonos allí asentados; a continuación, podría crearse un Estado palestino, rigurosamente separado y controlado de tal manera que no supusiera una amenaza para Israel. En otras palabras, se enterraba el sueño del Eretz Israel y se asumía la noción de paz por territorios en aras de la integridad y la seguridad nacionales.

    El 28 de noviembre Livni, en su acto de protagonismo que acrecentó las altas notas que le otorgaban los sondeos de valoración de líderes a pesar de su proyección más bien fría, fue la encargada de presentar al público los principales puntos de la agenda nacional de la flamante formación. En primer lugar, el Kadima se comprometía a salvaguardar el carácter democrático y mayoritariamente judío del Estado de Israel sobre las bases de la entrega a la ANP de algunos territorios de Cisjordania, el mantenimiento definitivo de los mayores asentamientos de colonos y el estatus indivisible de Jerusalén.

    Livni dio sus primeros pasos políticos en las filas de la derecha nacionalista. Con el paso del tiempo fue dejando de lado los ideales iniciales para escalar puestos hasta la cima de Kadima, donde fue una de las primeras en entrar nada más fundarse, a finales de 2005.El 18 de diciembre, con los preparativos de los comicios generales del 28 de marzo en marcha, el revolucionado panorama político israelí sufrió una nueva conmoción al sufrir Sharon, a los 77 años, un infarto cerebral leve que lo mandó al hospital. El primer ministro se mantuvo consciente y antes de 48 horas fue dado de alta. En el ínterin, el Kadima decidió que fuera Olmert y no la más popular aunque menos experimentada Livni el segundo de lista a la Knesset. La decisión era muy importante, ya que en caso de no poder participar Sharon en las elecciones, quien le siguiera en la lista de candidatos al escaño ocuparía su lugar. Disciplinadamente, Livni acató una resolución que sin embargo marcó el principio de la desconfianza entre dos dirigentes abocados al enfrentamiento. Entonces, resultó evidente que Sharon no veía a su protegida como una heredera de su legado político, por lo menos con precedencia sobre Olmert.

    El regreso de Sharon al quehacer político mitigó los temores sobre su estado de salud, pero el 4 de enero de 2006 el veterano estadista sufrió un segundo y más grave derrame cerebral. Esta vez, Sharon cayó en coma irreversible, sumiéndose en un estado de inconsciencia vegetativa y quedando completamente incapacitado para ejercer sus funciones. Con toda urgencia, Olmert se hizo cargo temporalmente de las presidencias del Consejo de Ministros y del partido.

    Livni, dejando a las claras a dónde apuntaban sus ambiciones, amagó con abrir una disputa por la sucesión de Sharon, pero Olmert la persuadió para que renunciara a retarle a cambio de colocarla a su diestra como número dos del Gobierno si se ganaban las elecciones, lo que todas las encuestas daban por muy probable, y de nombrarla ministra de Exteriores ya mismo, sucediendo a Silvan Shalom, que permanecía leal a Netanyahu. El segundo puesto en la lista electoral estaba reservado a Peres, así que Livni seguiría yendo en tercer lugar. En consecuencia, el 16 de enero, a la vez que dimitían los cuatro ministros del Likud, Olmert fue elegido sin oposición presidente del Kadima y su cabeza de lista para las elecciones del 28 de marzo. Dos días después, Livni se convertía en la segunda jefa de la diplomacia israelí desde el ejercicio de la laborista Golda Meir en 1956-1966.

    En el pasado trabajó para el Mosad, el servicio secreto israelí, y su carrera fue meteórica desde que entró en la Kneset (Parlamento) en 1999.Pero esta abogada tenaz, siempre de punta en blanco y catapultada a la cúspide de su partido por el ex primer ministro Ariel Sharon, fundador de Kadima,

    Kadima tuvo un rendimiento electoral más discreto de lo esperado. Con el 22% de los sufragios, fue la fuerza más votada, lo que no dejaba de ser una hazaña para un partido con sólo cuatro meses de vida, pero los 29 escaños obtenidos conformaban una mayoría simple de lo más exigua. Olmert, convertido en primer ministro titular el 14 de abril al vencer el límite de cien días fijado por la ley para la incapacidad temporal y no recobrarse Sharon, negoció y acordó con el entonces jefe del Avoda, Amir Peretz, la constitución de un gobierno de coalición mayoritario al que se sumaron el Shas y el nuevo partido Pensionistas de Israel a la Knesset (GIL). El 4 de mayo tomó posesión el Gabinete y Livni, de acuerdo con lo pactado con Olmert, figuró como número dos del mismo en calidad de viceprimera ministra primera (textualmente, “primer ministro en funciones”, que era lo que Olmert había sido hasta entonces) y ministra de Exteriores. El Ministerio de Justicia

    Livni se encargó de los prolegómenos técnicos de la primera reunión oficial de Olmert con Abbas, celebrada en Jerusalén el 23 de diciembre de 2006 y que fue posibilitada por el alto el fuego entrado en vigor el 26 de noviembre entre las facciones palestinas y las FDI, al cabo de un mes fatídico en el que cerca de un centenar de palestinos perdieron la vida, la mayoría en Beit Hanoun, Gaza. En ese momento, la canciller fungía de nuevo como ministra de Justicia, cargo paralelo que expiró en febrero de 2007La tormenta se desató el 30 de abril de 2007, luego de encajar Olmert una investigación policial por presuntos abuso de poder y prevaricación en su etapa de ministro de Finanzas, con la publicación por la Comisión Winograd de un informe preliminar en el que criticaba demoledoramente los “serios fallos” en que habían incurrido Olmert, Peretz y el ya dimitido jefe del Estado Mayor, general Dan Halutz, en los primeros días de la crisis. Los tres eran censurados por lanzar Recompensa Justa sin tener un plan de operaciones adecuado, y el primero, en particular, por comportarse con “grave falta de juicio, responsabilidad y prudencia”.

    El 2 de mayo Livni, con la satisfacción añadida de ser la única autoridad evaluada por la Comisión que salía bien parada –el informe destacaba los esfuerzos diplomáticos del Ministerio de Exteriores para impulsar la intervención de la ONU y reclamaba que en el futuro aquel fuese involucrado en las decisiones que atañeran a la seguridad-, alzó su voz para demandar la dimisión del primer ministro y ofrecerse ella misma como jefa del Kadima y por ende candidata a dirigir el Gobierno. En su cálculo no entraba el recurso a elecciones generales anticipadas, que sólo podían beneficiar al Likud, y sí unas primarias del Kadima para la elección del nuevo líder. Livni fue secundada en su golpe de efecto por la mitad del grupo parlamentario, incluido su jefe, Avigdor Yitzhaki, quien presentó la renuncia como medida de presión. Livni no volvió a embestir públicamente contra Olmert, de cuya renuncia ya se encargó la enorme presión reinante. El 30 de julio de 2008, tras ganar un poco de tiempo merced a un cambalache con Barak –quien un año atrás había descabalgado a Peretz del liderazgo del Avoda para luego relevarle como ministro de Defensa-, por el que convocaba elecciones primarias en su partido para evitar los comicios anticipados, y tras mucho insistir en que no daría ese paso a menos que la fiscalía le acusara formalmente de corrupto, anunció por sorpresa su marcha del Gobierno y la entrega del testigo al conmilitón que se llevara el liderazgo del Kadima en la elección interna programada para el 17 de septiembre.

    La viceministra se felicitó por la “no sencilla aunque correcta” decisión tomada por su todavía superior político y comenzó a preparar su postulación partidista, cuyos dos posibles desenlaces tendrían importantes consecuencias para su carrera: si ganaba, no tenía dudas, sería primera ministra, bien porque conseguiría formar gobierno, bien porque, en caso de fracasar en lo anterior, ganaría la elecciones a la Knesset; si perdía, no descartaba marcharse del Kadima, medio amenazó

    Livni tenía como rivales en la carrera por el liderazgo a tres compañeros del Gabinete, los tres familiarizados con las cuestiones de seguridad y defensa: Meir Sheetrit, ministro del Interior, Avi Dichter, ministro de Seguridad Pública, y, sobre todo, Shaul Mofaz, actualmente ministro de Transportes pero un dirigente ampliamente identificado con las FDI, de las que había sido comandante en jefe y responsable civil. En junio anterior, Mofaz había realzado su reputación de halcón con su advertencia de lo “inevitable” de un ataque aéreo israelí a Irán para destruir su capacidad nuclear si el régimen de Teherán no detenía su “continua búsqueda de armas nucleares”.
    El 17 de septiembre de 2008 estaban convocados a las urnas 73.000 afiliados del Kadima, aunque sólo acudieron a votar la mitad. Tan exiguo colegio electoral decidió que fuera Livni la nueva líder del Kadima, pero por la mínima: la titular de Exteriores obtuvo el 43,1% frente al 42% del responsable de Transportes. De inmediato, sin esperar a recibir la luz verde institucional, Livni emprendió consultas a múltiples bandas con el objetivo de, como mínimo, mantener la coalición cuatripartita, que descansaba en una mayoría de 64 escaños sobre 120, aunque ella contaba con la inclusión del Likud. El 21 de septiembre, tal como había prometido, Olmert presentó la dimisión al presidente de la República, Peres –desde julio de 2007, tras la renuncia forzada de Katzav-, quien en la jornada siguiente encargó a la todavía ministra de Exteriores la formación del nuevo Gobierno.

    Livni tenía 42 días para completar su tarea; vencido ese plazo, Peres podía designar a otro candidato o convocar elecciones anticipadas. Hasta que el nuevo ejecutivo viera la luz, Olmert continuaba como primer ministro interino. El llamamiento de Livni a los cabezas de facción para articular un gobierno de unidad nacional encontró eco positivo en Barak, pero recibió un no preliminar de Netanyahu.

    Analistas citados por la prensa local consideraron que Livni, al igual que lo fue la histórica dirigente laborista Meir, es una mujer de gran carácter, capaz de ocupar algún día el sillón de primer ministro.

    Golda Meir, considerada una de las más influyentes políticas de la historia israelí, ejerció al frente de la cancillería en el período 1956-66, y entre 1969 y 1974 fue designada primer ministro. Murió en Jerusalén en 1978.En los últimos años, cuando Sharon impuso al Likud un cambio pragmático basado en su programa de retiro de tropas y desmantelamiento de colonias de la Franja de Gaza, Livni fue una de las que más apoyó esa política, criticada en cambio por el sector más nacionalista del Likud. Israel reaccionó fuerte ante la noticia de que en Gran Bretaña se giró una orden de aprehensión contra la ex ministra del Exterior Tzipi Livni. Tel Aviv afirmó que la acción de una corte londinense amenaza las relaciones bilaterales y con poner fin a visitas oficiales de dignatarios israelíes al Reino Unido hasta que se modifique la ley.El primer ministro Benjamin Netanyahu tachó de “absurda” la orden de aprehensión.Todos estos llamados luego de que la cancillería israelí confirmó que una orden de arresto sin precedente había sido girada contra Livni por una corte de Londres Livni aseguró que los querellantes “abusaron” de la corte. “Esta es una demanda contra la democracia que combate el terror”,La orden de arresto contra Livni viene dos meses después que un abogado intentó que se girara una orden de aprehensión contra el ministro de Defensa Ehud Barak, mientras él se encontraba de visita en Inglaterra. Otros funcionarios israelíes han enfrentado acciones similares en el pasado.
    Livni se comportó como un halcón estridente durante la guerra, que la mayoría de los israelíes consideran respuesta justificada al lanzamiento de un cohete por Hamas. La entonces canciller fue clave en los ataques y operaciones que apoyó en todo momento. A dos semanas de comenzado el conflicto, declaró que Israel, con toda deliberación, se está “volviendo salvaje”. “Tenemos que probarle a Hamas que hemos cambiado la ecuación”, afirmó. “Israel no es un país contra el cual puedan lanzarse misiles sin esperar respuesta. Es un país que enloquece cuando le disparan a sus ciudadanos y eso es algo bueno”

    De momento, no ha revelado quiénes integrarán la lista electoral de su partido y cuenta con una semana para confeccionarla.
    Vine a luchar por la paz y no tenderé mi mano a aquellos que intentan convertir la paz mundial en una paz sucia», declaró Livni en una rueda de prensa celebrada en Tel Aviv. La ex ministra justificó su retorno a la política porque «tiene que haber una alternativa en las elecciones israelíes» del próximo 22 de enero.

    Livni reconoció que no fue «una decisión fácil» el regresar a la política, «pero una mujer tiene que hacer lo que una mujer tiene que hacer», subrayó.

    Livni añadió: “Estoy aquí para luchar por Israel, no contra nada. Estoy aquí para luchar por la paz, por la seguridad, por un Israel judío, por un Israel democrático, por un país cuyos ciudadanos tengan todos los mismos derechos”.
    La ex ministra, que perdió las primarias de Kadima frente a Shaul Mofaz en marzo, tomó la decisión después de que el ex primer ministro Ehud Olmert no presentó su propia candidatura. «Entré en la pugna porque el terreno político estaba vacío», afirmó.

    «Los israelíes se merecen algo mejor que una vida entre rondas de violencia», aseveró. «Decidí luchar en la batalla política para que mi hijo no tenga que luchar militarmente. Vine a luchar por los israelíes, por la paz y por la seguridad», añadió.

    La ex jefa de la diplomacia israelí acabó así con semanas de especulaciones sobre su posible vuelta a la política. Según informó el diario «Haaretz», seguramente algunos de los actuales integrantes de Kadima la seguirán, lo que afectará al partido fundado por el ex primer ministro Ariel Sharón en 2005.

    De acuerdo con el proceso legal, si Livni quiere dividir oficialmente a Kadima, debe hacerlo con el respaldo de al menos siete de sus diputados, algo que personas próximas afirman que ya consiguió.

    Según un responsable del partido consultado por «Haaretz», catorce diputados de Kadima contactaron con Livni, pidiendo unirse a su partido, pero la ex ministra dijo que será ella quien tendrá la última palabra sobre cuáles diputados aceptará y cuáles no.

    «En cuanto se haga el anuncio, los diputados se reunirán y firmarán un documento solicitando la escisión al presidente de la Knéset, Reuven Rivlin. La escisión tendrá efecto el miércoles por la mañana», precisó el responsable de Kadima, partido al que algunos sondeos dejan fuera del Parlamento en las próximas elecciones, pese a que fue el más votado en las anteriores de 2009.

    Según el «Jerusalem Post», Livni se reunió anoche con Olmert en un hotel de Tel Aviv. De acuerdo con las fuentes consultadas, no se espera que el ex primer ministro anuncie su futuro político hasta el miércoles pero apuntan que todavía no cerró la puerta a su candidatura.

    Livni, que se inició en la vida política en el partido Likud que hoy encabeza su principal rival, Netanyahu, confía en que su anuncio la apuntale en las encuestas como alternativa viable al primer ministro y su nuevo socio Avigdor Lieberman.

    ABEL REYES TELLEZ
    PRESIDENTE NACIONAL
    PARTIDO SOCIAL CRISTIANO
    NICARAGUENSE .{PSC}
    ESCRITOR CRISTIANO
    EMAIL.PRESIDENTE.PSC@HOTMAIL.COM
    MOVIL.505 8882 7758
    TEL.505 2249 3460
    MANAGUA NICARAGUA

Escribe un comentario