Ciencias políticas, en busca de líderes sociales comprometidos

El ser humano tiende a la socialización y a compartir ideas con sus semejantes, en pos del bien común. Durante siglos ha luchado por mantener la unidad de su pueblo, y defender su hegemonía, pero no siempre sus técnicas y métodos de gobierno han sido los más beneficiosos para los ciudadanos. Es por ello por lo que un buen líder político es muy valorado, pues se trata de una figura determinante en la estabilidad de un país. Altamente denostada, la esencia política adolece de líderes sólidos y comprometidos, capaces de lanzar mensajes admisibles y veraces, que respondan a las auténticas necesidades de la población.

Ciencias políticas.

El licenciado en esta disciplina es un profesional altamente implicado en lograr el bienestar de la ciudadanía, con un amplio conocimiento del estado y sus instituciones, tanto nacional como internacionalmente. Posee una amplia formación en la historia política y sus organizaciones y es hábil negociador en asuntos de gobierno.

Es, como ha hemos visto, una persona comprometida con la problemática y necesidad de los ciudadanos, por lo que está obligado a la toma de decisiones que satisfagan dicha demanda, todo ello en un ámbito de seguridad y estabilidad social, económica, cultural…

Así también, es destacable su labor en la creación y aprobación de las leyes que rigen los gobiernos y sus instituciones, y en su labor de mediación con otros gobiernos para evitar hostilidades que desemboquen en mayores conflictos.

El cambio actual en el panorama político, como la creación de corporaciones y colectividades con objetivos comunes de moneda, comercio y política social, por ejemplo, obligan al profesional en ciencias políticas a un mayor conocimiento e implicación con dichos organismos, pues la trascendencia en su toma de decisiones implican cada vez a un mayor número de ciudadanos.

Es innegable que debe poseer cierto carisma y habilidad para la comunicación, siendo necesarios, además, un palpable conocimiento de otros idiomas, además del nativo, notable capacidad de márketing para la elaboración de campañas electorales, y una buena dosis de condescendencia, respeto, transigencia y flexibilidad.

Salida laboral. Su ámbito de actuación abarca Organismos públicos (municipalidades, corporaciones gubernamentales), el área diplomática, Gabinetes parlamentarios y ministeriales, miembro del Estado en relaciones internacionales, analista político, docencia,etc… En cuanto a las instituciones privadas puede ejercer como periodista político,  y trabajar también en consejerías políticas, consultorías y centros de estudios, principalmente, aunque su espacio laboral es amplio y en constante desarrollo.

Te puede interesar

Escribe un comentario