Cinco rasgos de un mal profesor

Cinco rasgos de un mal profesor

Un buen profesor deja huella en muchos alumnos que aprenden mucho más que una asignatura gracias a su labor ejemplar. Un buen profesor cultiva la autoestima de sus alumnos. En cambio, un mal profesor puede hacer perder confianza en sí mismos a muchos alumnos que no logran comprender una materia. El simple hecho de ser profesor no significa que un profesional sea brillante.

1. Existen profesores que tienen un alto conocimiento teórico, sin embargo, no tienen la capacidad de transmitir de una forma práctica sus enseñanzas a los alumnos. El buen profesor es aquel que consigue comunicar todo su saber. En cambio, existen aulas en las que la mayoría de los alumnos acuden a clases particulares para poder aprobar un examen de matemáticas, por ejemplo.

2. Un mal profesor es aquel que en las asignaturas de letras repite, únicamente, lo que los alumnos ya pueden leer por sí mismos en el libro haciendo una clara muestra de la ley del mínimo esfuerzo.

3. Un mal profesor es aquel que no tiene paciencia para atender las dudas de los alumnos.

4. Un mal profesor es aquel que se estanca a nivel profesional y no hace al menos dos cursos de formación al año para reciclarse a nivel laboral.

5. Un mal profesor es aquel que hace una mala gestión del tiempo en clase.

Te puede interesar

Escribe un comentario