Clases de refuerzo, cuando escogerlas

Muchos padres se debaten entre continuar con la formación escolar de manera única-renunciando a las clases de refuerzo– o centrarse en este último aspecto haciendo de estas un complemento académico durante todo el curso. Entre uno y otro extremo hay, sin duda, diferentes matices que es conveniente analizar, porque escoger entre una u otra medida puede marcar el rumbo del ciclo anual escolar.

No todos los niños necesitan clases de refuerzo, ni los que las necesitan requieren que sean de todas las asignaturas. Las clases de refuerzo sirven para insistir en determinadas materias en las que el rendimiento es más bajo, asegurando su comprensión y sirviendo de añadido a la formación escolar. La pregunta del millón es … ¿cuándo decidirse por ellas?

El primer indicativo, y que suele crear la duda la mayoría de las veces, es un suspenso. No obstante, que exista un insuficiente puede significar cualquier dificultad puntual que no tiene por qué marcar la tónica de la asignatura el resto del año. La mejor prueba es cuando el niño obtiene unos resultados modestos en los controles periódicos de esa materia con frecuencia, con una puntuación que rara vez supera el 5, y/o se ve obligado a repetirlos a menudo para subir de nota, cuando tiene dificultades para resolver las actividades asignadas para casa (se deja parte de estas sin contestar u obtiene muchos resultados negativos en los ejercicios corregidos) y en el momento en el que observamos que dedica mucho más tiempo a preparar esa materia que el resto (tarda en estudiar el doble o se pasa todo el día estudiando lo mismo). Esto marcará la pauta, además del hecho de contar con la opinión del profesor de esa materia en concreto o de su tutor, quien corroborará (y nos aconsejará) la adopción de esa medida.

Clases de refuerzo, cuando escogerlas

Por otro lado, tomar esta determinación no significa que el niño/a deba sentirse inferior al resto. Es necesario hacerle ver que simplemente se busca sacar de él/ella todo su potencial dotándole de recursos suficientes, así como que se trata de una circunstancia que puede cambiar en función de sus resultados. Se trata, además, de hacerle ver  que se trata de una ayuda, y no de un castigo.

Te puede interesar

Escribe un comentario