Cómo afrontar la recta final de tesis

Cómo afrontar la recta final de tesis

La recta final de tesis puede ser una etapa de desesperanza para el doctorando cuando tiene que hacer muchos cambios en su trabajo en el último momento y tiene la presión de que el tiempo se le viene encima. Sin embargo, la actitud adecuada en la etapa final de la recta final de la tesis es la de disfrutar, es decir, la de saborear la libertad de estar prácticamente en la cima de la montaña, a pocos metros de llegar al punto de meta.

Cuando estás en la recta final de la tesis, el mayor esfuerzo ya lo has hecho, ahora solo queda pulir algunos detalles de forma y de fondo. Para sacar el máximo partido a esa etapa es importante que hagas lo contrario a lo que hacen muchos doctorandos. No eternices tus jornadas en la biblioteca más horas de las que acostumbrabas porque necesitas descansar. El descanso te ayuda a tener buenas ideas, recargar las pilas y seguir con tu vida.

Algunos doctorandos paralizan toda su existencia alrededor de su trabajo de investigación. La tesis no es tan importante como para hacer de ella tu centro vital.

Márcate unos plazos realistas y cúmplelos de forma estricta. Puedes programar un calendario de rutinas semanales que cumplir y marcar un plan especial cada viernes para celebrar el trabajo bien hecho y premiarte por ello. El premio va vinculado al disfrute que produce el trabajo.

Lee y relee tu trabajo aunque te aburras de repasar lo mismo. En la recta final de tesis, la mente está mucho más concetrada por lo que descubrirás detalles que habían pasado desapercibidos anteriormente. Habla con tu director de tesis tantas veces como necesites para resolver tus dudas.

Mas información – Llegan cambios para los doctorados

Te puede interesar

Escribe un comentario