Como afrontar un examen

como-afrontar-un-examen

Un examen brillante no se improvisa. Un buen examen es el fruto de un conjunto de ingredientes, un trabajo serio de estudio y de aprendizaje, un entrenamiento lingüístico adecuado y el conocimiento de los trucos para mejorar en tu forma de aprender el temario.

Preparar un examen es muy  diferente que preparar la lección del día. El programa es tan vasto que no se puede aprender de memoria, la  metodología como el subrayado, el esquema, el aprendizaje y lectura analítica de los temarios resultan indispensables para superar el examen.

A menudo los olvidos durante el examen no pueden imputarse a la falta de memoria, sino que corresponden a un falta de organización de la información del programa, que hace imposible la elaboración de las respuestas. El éxito de un examen contribuye la capacidad de expresarse correctamente. Solo con un trabajo sistemático hecho con le diccionario y el entrenamiento durante el repaso se puede mejorar gradualmente.

Existen consejos prácticos que ayudan y sirven de guía a la hora de presentar un examen:

  • Planificar atentamente la preparación del examen, previendo las fases de la lectura analítica, recopilación de apuntes y varios repasos del programa entero.
  • Preparar varios temas a elección profundizando algún aspecto que parezca más importante respecto al programa.
  • Sino se siente bien preparado para el examen es mejor que no se presente e intente hacerlo en otra fecha.

Los exámenes necesitan una preparación organizada y planificada durante todo el periodo que dure el curso o el tiempo que se haya decidido para presentarlo.

Te puede interesar

Escribe un comentario