Cómo exponer un trabajo en clase

estudiar material pizarra

Si estás estudiando en el instituto o en la universidad es muy probable que antes o después debas pasar por el momento de exponer un trabajo en clase. No importa si eres más tímido o más extrovertido, la realidad es que seas como seas… todos los alumnos deberéis pasar por ese trago para poder sacar una buena nota en la calificación final. Pero, ¿cómo exponer un trabajo en clase para conseguir buenos resultados?

Lo importante es que te centres en el tema del que debes hablar y que si no lo dominas, empieces a informarte bien sobre todo lo que deberás hablar. Tendrá que tener sentido, ser coherente, tener una buena estructura y sobre todo, que aporte cosas nuevas a las personas que te están escuchando. El factor novedad siempre es algo positivo y a todos les gusta. Pero vamos por partes.

Organiza la información

Para que tu trabajo quede bien expuesto en clase, será necesario que organices muy bien toda la información que has investigado y que quieres reflejar. Para tener un buen soporte de organización visual para la información, te aconsejo que te apoyes en un Power Point que son muy recurrido y te dan la libertad de realizar una presentación con animaciones, texto e incluso con links o vídeos.

Utiliza en tu trabajo expresiones adecuadas y un vocabulario acorde al tema que vas a tratar. Es necesario que tengas muy claro qué es lo que debes saber, qué es lo que sabes, cómo lo vas a presentar y cómo lo quieres transmitir. Es necesario que las fuentes de información que selecciones sean fiables.

estudiar mujer

Ten claras las ideas principales

Una vez que tengas toda la información recopilada, y tu trabajo bien escrito, deberás tener las ideas claras antes de exponer. En tu Power Point puedes poner las ideas principales, pero no te pases toda la exposición mirando a la pantalla porque dará la sensación de que no sabes de lo que estás hablando. Es necesario que el soporte visual sólo sea un pequeño apoyo, pero no deberá ser un recurso imprescindible para leer lo que pone únicamente, deberás dominar el tema y al menos, recordar detalladamente las ideas principales.

Una idea es que realices mapas conceptuales, esquemas y resúmenes antes del día de la exposición en clase, de esta manera podrás sentir mayor seguridad ante el conocimiento porque lo dominarás poco a poco.

Grábate exponiendo antes del día

Puedes grabarte a ti mismo exponiendo el tema en tu casa o a tus familiares. Así cuando hayas acabado la exposición y tengas la grabación, podrás mirarla y saber qué fallos corporales o de expresión has cometido para poder pulirlos y eliminar las muletillas o las frases que no debes decir. Si crees que al ver la grabación transmites que no te sabes bien la información o que sientes inseguridad, deberás volver a practicarlo hasta que sientas que lo dominas.

Visualiza el éxito y que te saldrá muy bien

Muchas personas antes de una exposición en clase pueden sentir muchos nervios. Estos nervios suelen bloquear el pensamiento y hacer que la persona se sienta incapaz de realizar algo que realmente puede hacer bien si es capaz de controlar las emociones. Para conseguir controlar tus emociones deberás visualizarte consiguiendo el éxito, visualiza cómo todos tus compañeros y profesores te aplauden y te felicitan por el trabajo bien hecho. Siente orgullo por tu esfuerzo y disfruta de las adulaciones. Claro está, estará todo en tu mente, pero te ayudará a conseguirlo.

estudiar academia

Control de ansiedad

Para controlar la ansiedad la visualización también puede servirte como una buena herramienta. Para controlar los niveles de ansiedad, una buena idea es imaginarte y visualizar lo peor que pueda pasarte en el momento de la exposición como por ejemplo: que se te olvide el texto, el portátil, el trabajo, que no sepas responder a las preguntas (deberás pensar también a qué tipo de preguntas), si tiemblas o si se te seca la boca. Piensa cualquier contratiempo que te podría ocurrir… pero piensa también cómo lo solucionarías.

Así, podrás sentir seguridad al poder pensar en diferentes soluciones ante posibles adversidades. Estarás preparando a tu cerebro a poder tener las estrategias necesarias para resolver un conflicto. Y si después no sucede, pues mejor… no habrás tenido que hacerle frente pero te habrás sentido seguro porque sí habrías sabido solventarlo.

 

Te puede interesar

Escribe un comentario