Cómo influye el estrés en la concentración

Cómo influye el estrés en la concentración

Cuando estamos desbordados por el estrés, nuestra mente también sufre los efectos secundarios de esta carga de energía negativa, por tanto, también tenemos más dificultades para concentrarnos en los estudios o en el trabajo que cuando estamos en un momento de serenidad o incluso, de estrés positivo causado por una causa externa concreta. La acumulación de estrés deja huella emocional e interfiere en las principales rutinas cotidianas. ¿Cómo influye el estrés en la concentración?

1. El estrés crónico aporta una tensión física y emocional que es como una burbuja envolvente que te atrapa.

2. El estrés produce cansancio. Incluso después de haber dormido correctamente durante la noche, la persona tiene la sensación a la mañana siguiente de no haber recargado las pilas.

3. El estrés crónico también roba la motivación en los estudios o en el trabajo ya que el profesional se siente peor consigo mismo y este malestar también repercute en el rendimiento. El estrés crónico reduce la vitalidad y la energía.

4. El estrés habitual también incrementa el pensamiento negativo. Y a su vez, la negatividad aporta miedo. El miedo puede llegar a bloquear a un estudiante ante un examen importante si no ha canalizado su estrés de forma adecuada. A partir del estrés habitual surge una predisposición negativa ante el cumplimiento de nuevos retos. Y esta predisposición negativa es una forma de autoboicot.

5. El estrés también afecta a la memoria al incrementar la dificultad para retener información a largo plazo. El estudiante debe dedicar mucho más tiempo del necesario para estudiar cuando se siente estresado ya que el tiempo no le cunde de forma adecuada.

Te puede interesar

Escribe un comentario