Cómo preparar bien un examen

Cómo preparar bien un examen

Estamos a principio de curso, por ello, es un buen momento para reflexionar sobre la actitud con la que afrontar este nuevo reto académico. Por ello, la mejor forma de preparar un examen es no dejarlo todo para el último momento, y desde el principio de curso, llevar el contenido de las diferentes asignaturas al día. Para ello, el primer paso es ir a clase todos los días y atender muy bien al profesor. Coger apuntes te ayuda a memorizar el contenido mucho más que pedírselos prestados a un compañero.

Siempre te resultará más fácil memorizar los datos con tus propias palabras que no en base al modo de escribir de otra persona. Para preparar bien un examen también es indispensable hacer uso de las diferentes técnicas de estudio: subrayado, esquemas, mapas conceptuales. En los días previos a un examen, dedícate a repasar lo que has estudiado a partir de los esquemas que has elaborado.

Del mismo modo, el día del examen, puedes madrugar un poco más para repasar por última vez todo lo que ya sabes y afianzarlo antes del examen. Sin embargo, nunca es una buena opción pasar la noche despierto estudiando porque para hacer bien un examen, el alumno tiene que haber descansado.

Un examen siempre te aporta lecciones positivas incluso cuando no te ha salido tan bien como esperabas. Sencillamente, porque también puedes conocer diferentes tipos de pruebas. Por ejemplo, algunos profesores prefieren poner exámenes tipo test.

En caso de tener dificultad con alguna asignatura en concreto lo mejor es buscar ayuda cuanto antes para no prolongar el problema. Por ello, puedes contratar a un profesor particular unas horas a la semana.

Más información – El fracaso escolar supone la pérdida del 60 por ciento de la inversión en educación

Te puede interesar

Escribe un comentario