Cómo preparar una buena oposición

Prepara tu oposición

Si en tu mente ronda desde hace tiempo la idea de presentarte a unas oposiciones pero no sabes por dónde y cómo empezar, aquí vamos a darte una serie de consejos. Te vamos a decir cómo preparar una buena oposición sin morir en el intento. Eso sí, te avisamos: es un camino largo, donde la perseverancia y el sacrificio van de la mano.

Todos tendemos a ver una oposición con un objetivo a medio-largo plazo en el que si tenemos éxito conseguiremos una plaza fija de por vida (o al menos hasta los años de jubilación). Y no andamos muy equivocados, ¿por qué?

  1. Una oposición no es un examen cualquiera, y no vale con estudiar el 33% de los temas y salir triunfante (a no ser, siendo clara y objetiva, que hayas nacido con estrella y justo caiga el tema que te has estudiado o que tengas alguna “ayudita” externa). Es un objetivo a medio y largo plazo, que requiere de mucho sacrificio y constancia por parte del opositor. Debes tener en cuenta que junto a ti se presentarán cientos o miles de personas (dependiendo de la oposición que sea) que seguramente, muchos, hayan estudiado igual o más que tú, por lo tanto, hay que ir no preparados, sino preparadísimos.
  2. Se considera una plaza fija porque a no ser que sea por causa mayor o porque estés haciendo muy mal trabajo en tu puesto, es una plaza asegurada que no te la va a quitar nadie.

Consejos para preparar una oposición

Cómo preparar una oposición

  • Organízate y planifica: Antes de empezar a estudiar, coge un calendario y asegúrate de los meses que te quedan hasta la fecha de la oposición. Sólo de este modo podrás hacer una buena planificación y organización del temario a estudiar.
  • Se flexible con el tiempo: A la hora de planificar tus tiempos, debes dejar unos días/semanas extras para aquellas posibles complicaciones y contratiempos. Habrá temas que te cueste más estudiar que otros y/o a lo mejor caes enfermo (una simple gripe o resfriado) que te impide estar al 100% de concentrado.
  • Se constante: ¿Qué significa la constancia en este caso? Estudiar bastante cada día. De nada sirve, estudiar 7 u 8 horas un día y a los dos días siguientes no estudiar nada. En caso de falta de tiempo es preferible dedicar 2 o 3 horas diarias al estudio que hacerlo todo de una vez durante un día y luego no estudiar nada durante 2 o 3 días seguidos. De esta forma sólo olvidaremos datos y tendremos que volver a empezar con el estudio supuestamente ya memorizado días antes.
  • Infórmate sobre academias o profesores que preparen oposiciones: Si das con una academia buena que prepare tu oposición no sólo estarás recibiendo consejos y recursos extras que vendrán bien para tu oposición sino que también estarás en contacto con gente que como tú dedica bastante de su tiempo a estudiar. Esto puede servirte como motivación extra.
  • Ten una actitud positiva: Tendrás días en los que pienses que no podrás con la oposición; tendrás días en los que prefieras estar saliendo con tus colegas a tomar unas cañas que estar estudiando “x” horas seguidas. Intenta en esos momentos pensar que te juegas tu futuro y que cuando ya tengas tus plaza podrás salir y divertirte todo lo que no lo has hecho antes. Es cuestión de saber esperar el momento y disfrutarlo cuando llegue.

¡Mucho ánimo y a por todas!

Te puede interesar

Escribe un comentario