Cómo redactar una carta de renuncia laboral voluntaria

renuncia voluntaria

A lo largo de nuestra vida laboral solemos cambiar de empleo hasta que llega el definitivo, el que mantendremos hasta la jubilación. Si deseas dejar tu actual trabajo necesitarás una carta de renuncia voluntaria, la cual debe tener una determinada estructura, y en la que expondrás tu motivo/os para renunciar a tu actividad laboral. A continuación te mostraremos los aspectos a tener en cuenta a la hora de redactar una carta de renuncia laboral:
La carta de renuncia voluntaria debe ir siempre dirigida a la empresa pues el objetivo es hacer saber nuestra intención de finalizar la hasta ahora relación profesional.

• La carta debe contar con una ratificación por parte de un notario público, un fiscalizador de Inspección de trabajo, un secretario municipal, un delegado de personal o bien el presidente del sindicato de la compañía.

• Debe darse un período razonable de tiempo antes de dejar el puesto de empleo definitivamente. De no ser así, la empresa podría tomar medidas como descontar días del sueldo. El motivo de dicha carta debe entregarse con antelación, es esencial que la empresa disponga del tiempo necesario para localizar a otro empleado que te sustituya, lo cual no suele suceder de un día para otro.
El destinatario de la carta debe ser la persona o bien el departamento encargado de este tipo de gestiones, por lo general será el Departamento de Recursos Humanos.

Una vez aclarado esto centrémonos en la estructura que debe tener la carta de renuncia voluntaria. En la parte superior izquierda deben estar los siguientes datos:

Nombre de la compañía
Dirección domicilio
Atención: RR.HH. (o el departamento pertinente)
Ciudad, País

– En el primer párrafo se da a conocer el motivo de la renuncia al empleo y la fecha a partir de la cual se dejará el puesto de trabajo definitivamente.

– En el segundo párrafo se recomienda agradecer a la empresa la oportunidad ofrecida. Ofrecerse a enseñar a la persona que va a sustituirnos puede ser una buena manera de quedar bien, así como indicar que lamentamos no poder continuar la relación profesional, dejando así las puertas abiertas para una posible vuelta en el futuro.

– En la parte final de la carta se puede agradecer por última vez a la empresa el haber contado con nosotros, para después despedirte de manera cordial, incluyendo tu nombre completo y tu firma, y el puesto desempeñado hasta la fecha.

Te puede interesar

Escribe un comentario