Consejos para aplicar en el primer año de universidad

Consejos para aplicar en el primer año de universidad

El primer año de universidad marca el principio de una etapa de miedos y expectativas de desarrollo personal y profesional. Los miedos de este primer curso universitario están motivados principalmente por la suma de cambios: un nuevo centro académico, nuevos compañeros de clase, nuevos profesores, mayor dificultad en el aprendizaje de la carrera, un posible cambio de ciudad…

¿Cómo afrontar todos estos temores? En primer lugar, teniendo paciencia puesto que pese a que todos los cambios se producen de golpe, en realidad, la adaptación es paulatina y gradual. Te irás adaptando a la nueva rutina a partir de tu propia experiencia. Por otra parte, para relativizar este temor conviene no convertirlo en algo personal puesto que se trata de una experiencia universal.

Cualquier estudiante de primer curso experimenta en mayor o menor medida este tipo de inseguridad que se compensa con la ilusión de emprender un nuevo camino de mayor madurez y autonomía personal.

Uno de los consejos más importantes que conviene aplicar en el primer curso de universidad y durante todos los años de la carrera es asistir a clases siempre (salvo causa justificada). Mantener la rutina de aprovechar el horario lectivo es uno de los hábitos más imporantes que puede marcarse un estudiante. La mayor autonomía de un estudiante universitario respecto de su etapa en el instituto debe utilizarse de un modo positivo y no negativo. Es decir, conviene no caer en el exceso de confianza de creer que no es necesario asistir a todas las clases.

Además, es positivo mantener una actitud proactiva durante las clases para realizar preguntas al profesor con el fin de resolver dudas, elegir un asiento en las primeras filas para estar más atento a las explicaciones del tutor y tomar apuntes.

Te puede interesar

Escribe un comentario