Consejos para escoger una oposición

pensar oposiciones

Es posible que estés planteándote la opción de estudiar una oposición para poder presentarte a un puesto de empleo público. Es cierto que es una opción muy atractiva, sobre todo si estás en paro y no sabes qué hacer con tu vida. Estudiar para conseguir un empleo para toda la vida, con un sueldo fijo que te ayude a poder hacer planes de futuro sin tener miedo del qué pasará, a sentirte seguro y a tener el mismo trabajo todos los días de tu vida.

Suena apetecible para muchos, ¿verdad? Pero también es posible que no te sientas muy seguro de hacia dónde ir en esta difícil decisión. Si eres una persona que quieres opositar para tener un empleo público pero no sabes qué oposición puede ir mejor contigo, hoy quiero ayudarte a aclarar esas dudas que te entran con algunos consejos que te harán ver las cosas con mayor claridad.

Son muchas las opciones y muchos los puestos de trabajo que puedes escoger para poder presentarte a las oposiciones. Tendrás que saber qué tipo de trabajo quieres, los requisitos que te piden y sobre todo, saber si tienes los estudios que te exigen para poder aspirar al puesto de trabajo. Además, presentarse a una oposición siempre será una buena opción si realmente es lo que quieres hacer con tu vida. Pero, ¿qué oposición escoger que encaje contigo? No te pierdas estos consejos.

¿Qué estudios tienes?

Tendrás que buscar una oposición que encaje con tus estudios previos actuales, en el caso que quieras prepararte una oposición que requiera estudios complementarios, antes tendrás que realizarlos para poder aspirar a ese puesto de empleo público. Si en la actualidad eres licenciado o diplomado es mejor que aspires a oposiciones de los grados A1 o A2. Te aconsejo que no te presentes a una oposición de menos categoría porque sea más fácil conseguirla, piensa que cuanto menos exigente es un temario, habrán más personas para intentar conseguir ese puesto de trabajo, y además el sueldo, también será inferior. Si te has sacado una carrera es porque realmente te gusta, entonces, ¡mejor oposita en relación a tus estudios!

pensar oposiciones

Infórmate de las convocatorias

Es importante que antes de escoger una oposición hagas una pequeña investigación para saber diferentes datos que te marcarán la diferencia. Por ejemplo puedes buscar datos para saber a cada cuánto tiempo sacan la convocatoria o la cantidad de plazas que suelen sacar a concurso (y de la cantidad de aspirantes que se presentan). De esta manera podrás tener una pequeña orientación de la dificultad de la oposición.

Hay que tener presente que las grandes convocatorias no significa que tengas mayores oportunidad de aprobar y de tener el empleo que quieres para toda la vida. De hecho esto es más bien al contrario, porque cuantas más plazas existan más aspirantes se presentarán pensando que al haber más plazas mayor será la probabilidad, pero cuantos más aspirantes, la probabilidad baja drásticamente. Aunque también te digo que si es de tu especialidad, el no ya lo tienes… ¡así que a por todas! Aunque parezca una lotería nunca se sabe.

Ten en cuenta tu vida actual y tus circunstancias personales

Escoger una oposición para estudiarla no es algo que se pueda conseguir de la noche a la mañana. Tienes que tener muy clara tu situación actual porque si ahora mismo eres madre soltera de dos o tres niños y no tienes tiempo en el día y la noche casi ni para dormir, está claro que estudiar una oposición ahora mismo no sería prioridad para ti. Este ejemplo que acabo de poner puede ser exactamente como cualquier otro, con esto quiero decir que tienes que pensar en tus circunstancias actuales.

pensar oposiciones

No es igual que tengas todo el tiempo del mundo para estudiar (dinero para sobrevivir, vives con los padres, tienes soporte familiar, tienes por lo menos 2 o 3 años para dedicarte de forma exclusiva para prepararte, etc.) que el ejemplo que te he comentado o que tengas que trabajar y estudiar al mismo tiempo.

Si aún y así quieres estudiar una oposición pero eres consciente de que no tienes mucho tiempo, entonces tendrás que dejar de lado las oposiciones más exigentes porque necesitarías una dedicación mucho mayor y si tienes responsabilidades además de estudiar el nivel de estrés sería demasiado elevado.

Pero tampoco tengas miedo a los temarios difíciles y menos si puedes planificarte y eres una persona con constancia y además puedes obtener ayuda de preparadores, porque tú también puedes aprobar.

Te puede interesar

Escribe un comentario