Consejos para solucionar conflictos en el trabajo

Consejos para solucionar conflictos en el trabajo

Los conflictos son naturales y lógicos tanto en el contexto del trabajo como en el ámbito formativo. Por ejemplo, cuando un grupo de estudiantes realiza un trabajo en grupo puede encontrarse con la dificultad de superar diferencias de criterio importantes en el modo de hacer las cosas. El arte de negociar es una necesidad real en el contexto profesional. El primer paso para resolver los conflictos es dejar de vincular estas dificultades con connotaciones negativas. Los conflictos son positivos puesto que nos permiten entrenar nuestras habilidades para poder resolverlos.

Si por alguna razón, una persona sufre conflictos habituales en el contexto profesional, es importante intentar analizar en qué tipo de situaciones se producen para poder elaborar un plan B al modo de reacción habitual. Los conflictos requieren de una solución, por tanto, se trata de poner la atención en el medio adecuado para alcanzar un fin.

Aprender a ceder es uno de los aprendizajes más importantes en el contexto profesional puesto que existen distintas interpretaciones de un mismo hecho. Cuando se trata de encontrar una solución para un conflicto de equipo, es esencial elegir aquella solución que sea un beneficio común para todos. Es decir, una suma para el conjunto del equipo.

Escucha de forma asertiva las propuestas de tus compañeros de trabajo respecto de la solución del conflicto. Valora con empatía estas ideas. Algunas personas son menos receptivas hacia la escucha activa, por ejemplo, profesionales a quienes les cuesta delegar en los demás.

Por otra parte, al presentar una propuesta ante el grupo es importante respaldarla con argumentos personales que sumen valor a dicha idea. El argumento “porque lo digo yo” resta valor a una iniciativa, incluso cuando es planteada por una fuente de autoridad.

Te puede interesar

Escribe un comentario