Consejos si eres una persona adicta al trabajo

adicto al trabajo

Hoy en día muchas personas no tienen tiempo para ellas mismas, tienen una vida laboral tan ocupada que no son capaces ni de tomar una taza de té tranquilamente, ni solos, ni en compañía. Estamos tan acostumbrados a trabajar tanto como sea posible, que no nos damos cuenta que este ritmo de vida es extremadamente peligroso para el bienestar físico y mental.

El progreso de la tecnología hace también que el trabajo sea accesible para muchas personas durante todo el día. A menudo se transforma en llamadas telefónicas que se deben coger para que los clientes no piensen que eres una persona egoísta o indiferente, en correos electrónicos, en mensajes de texto o acceder a Internet para poder seguir trabajando.

En consecuencia no se tiene tiempo libre y te puedes sentir exhausto y emocionalmente frustrado. Si eres de las personas que prefieren trabajar demasiado, debes saber que resulta extremadamente importante que empieces a encontrar tiempo para cuidar de ti mismo/a. Cuidar de ti es un componente clave para poder prestar atención a tu salud mental. Por desgracia, cuando estamos ocupados solemos centrarnos en los niveles de actividad inmediata y nos olvidamos de nuestros recursos para el futuro. Hoy quiero darte algunos consejos de auto cuidado para que puedas tener en cuenta cuando te des cuenta que estás trabajando demasiado y que debes cuidar más de ti.

Duerme

Dormir bien y tener noches de sueño de calidad es la mejor forma de renovar tu cuerpo. El sueño adecuado es una parte esencial de un estilo de vida saludable. Si duermes bien estarás beneficiando tu mente, tu peso y mejorarás tu bienestar general. Si no duermes lo suficiente, entonces no estarás listo para enfrentar los obstáculos diarios y cualquier otro problema. Tu cuerpo necesita un buen descanso para poder generar la energía suficiente para comenzar un nuevo día con una sonrisa en tu rostro.

El trabajo no es una excusa, ten buenos hábitos para ir a dormir cada noche y disfrutar de tu descanso. Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán al máximo.

adicto al trabajo

Escucha a tu cuerpo

Tu cuerpo te habla constantemente, pero las personas estamos centradas en otras cosas y se nos olvida. Si usas tu intuición te darás cuenta cómo tu cuerpo te pide tiempo para descansar, para hacer ejercicios o simplemente para desconectar mentalmente de algunas circunstancias. Tu cuerpo te da señales para que cumplas con tus necesidades.

El cuerpo a menudo, carece de elementos nutritivos y minerales esenciales para estar bien, tu cuerpo lo nota y te envía impulsos al cerebro. Si sientes que necesitas cierto tipos de alimentos intenta comerlos con placer. El cuerpo humano es un mecanismo único que te dará señales de lo que necesitas en cada momento. Tu tarea es darte cuenta de ellos y hacer todo lo posible para mantenerte feliz y saludable. Escucha tu cuerpo, es sabio y es el mejor que te puede orientar sobre lo que necesitas en cada momento.

Disfruta del tiempo de vacaciones

Si eres una persona que trabaja por cuenta propia es probable que la palabra ‘vacaciones’ no sea una palabra con la que estés muy familiarizado. Si estás cansado de gastar tu vida en la oficina, entonces intenta utilizar tu tiempo de vacaciones de forma correcta: descansando. Si te gusta viajar puedes acudir a lugares que te gustaría conocer, pero si no quieres viajar también puedes disfrutar de unas buenas vacaciones en casa. 

Seguro que cerca de donde vives hay parques, museos, piscinas, campo, montaña… y otros muchos lugares que puedes visitar para reunir a tus amigos y familiares y pasar estupendos días juntos.

adicto al trabajo

Si estás enfermo, debes descansar

No serías la primera persona -ni tampoco la última- que siente tentación de trabajar cuando se está enfermo. Pero debes darte cuenta de que es muy peligroso para tu salud -e incluso también para la salud de tus compañeros de trabajo-. Muchos adictos al trabajo sienten que sin ellos todo irá mal, pero la realidad que nadie es imprescindible pero tu salud sí que lo es para tu vida.

Por todos los medios, no te obligues a trabajar si te sientes mal o podría complicarse la cosa. Si te pones peor, aún sería más complicado recuperarte. Recuerda que la salud es mucho más importante que el trabajo y es el elemento central para tu éxito y tu felicidad.

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Maria Jose Roldan

Maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy... Ver perfil ›

Escribe un comentario