Cosas que debes saber si decides estudiar fuera de tu ciudad

Si decides estudiar fuera de tu ciudad

Si estás casi a punto de decir una próxima carrera universitaria y barajas la idea de irte a otra ciudad bien porque deseas tener cierta autonomía, porque la carrera universitaria que deseas realizar no está disponible en tu ciudad, o bien porque no te alcanza la nota en la universidad que queda cerca de tu casa pero sí en la universidad de una ciudad próxima, aquí te presentamos algunas cosas que debes saber si decides estudiar fuera de tu ciudad.

Lo que conlleva estudiar en otra ciudad que no es la tuya

A simple vista puede parecer sencillo eso de coger las maletas y mudarse a otra ciudad para hacer la carrera universitaria que uno desea, pero no lo es tanto, y nosotros queremos que veas esa realidad para que puedas sopesar bien los pros y contras que tiene el mudarse a otro lugar durante unos 4 años, como mínimo, que dura hoy día un grado universitario:

  1. Buscar piso, a ser posible, cerca de la universidad para evitar los gastos de transporte: Lo primero que deberás hacer si ya decidiste estudiar fuera será buscar piso. Si puedes permitirte el lujo de estar tú sólo/a en una casa pues perfecto, pero es una cuantía mensual bastante importante que deberás sumar al gasto que ya conlleva en si el estudiar.
  2. Si compartes piso con otros/as: Puede que coincidas con gente afín a ti, a tus gustos y valores y no tengas problemas, pero no es lo más frecuente. Si estás acostumbrado o acostumbrada a vivir con tus padres o en solitario y ahora tienes que convivir, serán frecuentes los roces y problemas varios que conlleva general y normalmente la convivencia. También hay que decir, que seguramente uno o varios de tus compañeros de piso se conviertan poco a poco en grandes amigos.
  3. Aprender a administrar el dinero: Si eres joven y son tus padres los que te envían dinero mensual para tus gastos, deberás aprender a administras ese dinero para que pueda llegarte para todo: comida, apuntes, libros, salidas, ropa, gastos extra, etc.
  4. No tendrás ni cocinera/o ni limpiador/a: Tú serás dueño de tu vida pero también de las responsabilidades y obligaciones que esa misma vida conlleva: hacer la comida, limpiar la casa, comprar comestibles y al mismo tiempo, ir a clase y llevar unos horarios rutinarios de estudios, claro.

¿Por qué este artículo? Porque todos a los 18 años hemos sopesado más o menos la gran oportunidad de ir a otra ciudad para estudiar y tener cierta independencia, pero no es oro todo lo que reluce: tiene sus grandes cosas buenas (nadie te manda, nadie te ordena, no tienes obligaciones impuestas por otros, nadie te controla lo que haces, comes lo que quieres y cuando quieres, sales más, etc.) pero también tiene sus grandes cosas malas, y sabiéndolo todo, es cuando podrás emitir una decisión meditada, bien reflexionada y por tanto, de la que difícilmente te arrepentirás el día de mañana.

Te puede interesar

Categorías

Universidad

Carmen Guillen

Cosecha del 84, culo inquieto de mal asiento y con múltiples gustos y aficiones. Estar al día en cursos es una de mis prioridades: nunca se deja de... Ver perfil ›

Escribe un comentario