Costearse un máster

Costearse un máster

La tendencia formativa actual pasa por realizar estudios de postgrado al finalizar el ciclo universitario. La actual competencia laboral, que obviamente aparece por una mayor exigencia de conocimientos en todas las áreas profesionales, obliga a una mayor especialización.  Pero, ¿por qué realizan nuestros jóvenes un máster?. Si bien ampliar las posibilidades de encontrar un empleo es el principal motivo, algunos universitarios buscan dominar un área en concreto,  pero -en definitiva- esto también redunda en una mayor facilidad para trabajar, o hacerlo de manera más rápida, ampliando posibilidades.

Entre los aspirantes a estudiar un máster, el coste del mismo no suele ser tanto el inconveniente sino que encaje con el área de especialización que se busca, a pesar de que el precio suele ser bastante elevado en según qué casos. Otros condicionantes a la hora de decidirse por estos estudios de postgrado se encuentran en la Bolsa de empleo que ofrezca el centro de estudios, incluso la reputación de este.

En el asunto más peliagudo, el que más difícil solución puede tener algunas veces, el precio, nuestros universitarios tienen claro que ellos mismos asumirán los gastos propios del máster y los inherentes al mismo, ya que a veces (aunque no siempre) el estudiante ha de asistir a determinados eventos (seminarios, principalmente) con un coste añadido. Recientemente, la consultora Círculo Formación realizó un sondeo a nuestros estudiantes aspirantes a estudios de postgrado y entre los resultados se pudo conocer que 40 de cada cien asumirán el gasto por sí mismos, y algo más del 30% deberá contar con la ayuda económica de sus padres.

Te puede interesar

Escribe un comentario