¿Cuando lo definimos como una adicción a la tecnología?

Internet

Hace unas horas, leíamos un titular bastante curioso, y a la vez interesante. En él se hablaba sobre el hecho de que muchas personas estaban convirtiendo el hábito de entrar en Internet en una adicción bastante complicada. Hechos como leer el correo electrónico o hablar usando la mensajería instantánea se convertían, de esta manera, en algo a hacer cada pocos minutos.

¿Puede una personas se adicta a las nuevas tecnologías? Para poder responder a esta pregunta, debemos darnos cuenta de que la tecnología se ha convertido en nuestro día a día. Es extraño no ver el teléfono móvil cada poco tiempo, o consultar el tiempo en la televisión. Podríamos definirlo como manías, pero lo cierto es que es un paso bastante simple para convertirnos en adictos a la tecnología.

La verdad es que podemos convertirnos en adictos con sólo unos pocos pasos, por lo que podríamos decir que hay adicción cuando perdemos el control de lo que estamos haciendo. Este concepto puede aplicarse a todo tipo de situaciones, sin tener que limitarse a la tecnología. Incluso hay momentos cotidianos en los que podríamos decir esto.

También tenemos que decir que existen una amplia variedad de momentos en los que podríamos ser adictos a la tecnología, en mayor o menor medida. Lo que os recomendamos es que le echéis un vistazo bastante atento a vuestros movimientos, ya que podríais estar realizando actividades que os lleven a una adicción.

Por supuesto, tener una adicción no significa, en absoluto, que esta vaya a ser definitiva. Lo único que tendremos que hacer es aceptarla e intentar eliminarla lo antes posible. Una posibilidad que servirá bastante para vuestra salud.

Más información – Ciberaula, o como el e-learning cobra sentido
Foto – FlickR

Te puede interesar

Escribe un comentario