Cuidado con la luz

Bombilla

Hoy lunes vamos a dedicarle una entrada a un factor que, aunque en un principio puede parecer bastante sencillo, en realidad es más complicado de lo que parece: la luz. No, no nos referimos a las facturas de la luz, sino a la que tendremos cuando estemos estudiando. No en vano, se trata de uno de los conceptos que más se repiten cuando leemos los típicos consejos que nos ayudan a estudiar mejor. Por supuesto, vamos a echarle un vistazo.

La luz es, a la hora de estudiar, algo fundamental. No sólo nos ayudará a ver los contenidos que tengamos por delante, sino que también evitará que tengamos que forzar la vista, haciendo que peligre. Por ello, cuando estudiéis lo más recomendable es que tengáis a vuestra disposición la mayor cantidad posible de luz. Eso no significa que encendáis todas las lámparas de la casa. Al revés. Con que tengáis encendida una bombilla con una potencia más o menos considerable, será suficiente.

Hablamos de la potencia porque mucho estudiantes utilizan una pequeña lamparita que parece que les viene de perlas para la tarea. Nosotros, al menos en nuestra opinión, no las recomendamos. Buscad algo un poco más potente. Incluso existen lámparas que, con un gasto menor, os dará mucha más luz. Por otra parte, también tenéis a vuestra disposición las famosas LED.

La luz es muy importante, por lo que lo mejor es que tengáis siempre la mayor cantidad. Y si es natural, mejor que mejor. Sin duda, vuestra vista y vuestro cerebro os lo agradecerán, ya que les estaréis ayudando a estudiar de una manera más cómoda.

Te puede interesar

Escribe un comentario