Cursos intensivos de recuperación

Con las notas en la mano, y tras superar el susto inicial, puede que te encuentres en la circunstancia de tener que tomar una decisión para organizar, junto a tu hijo, los estudios de recuperación de las materias en negativo del pasado curso escolar.

No siempre recuperar las asignaturas ha de significar lanzarse “a destajo”, pero tampoco ha de dejarse de lado mucho tiempo.  Vuestro hijo necesita ahora, además de emplear un esfuerzo extra, un mayor grado de motivación que, por supuesto, le llegará por vuestra lado pero que también puede recibir de parte de profesionales que le proporcionarán una metodología adaptada y un soporte constante para cuando lleguen los momentos de “bajón”.

Los cursos intensivos de recuperación suelen organizarse durante un periodo de tiempo no superior a un mes, se realizan con mayor frecuencia en el mes de julio. La razón de que sea este mes y no otro es bien sencilla. Primero, se prosigue con la etapa educativa sin tiempo a que el estudiante se relaje y abandone el hábito de organizarse y, segundo, sirven para proporcionar una base que el alumno puede seguir desarrollando posteriormente, a su ritmo, el resto del tiempo.

Estos cursos suelen, la mayoría, brindar posteriormente un servicio de ayuda previa a la fecha de celebración de los exámenes de recuperación. Con este soporte se aclaran dudas, se trabaja en la autoestima e, incluso, pueden emplear simulacros de exámenes para medir el nivel de preparación y trabajar en los puntos a mejorar, todo ello para garantizar en lo posible el éxito final.

¿Dónde buscar este tipo de cursos? Los centros escolares son, muchas veces, las vías por las que puedes conseguir localizar  academias o profesionales expertos en esta labor.

Te puede interesar

Escribe un comentario