Cursos motivacionales para niños

Entendemos la motivación o la superación personal como algo intrínseco a la edad adulta, pero ¿te has preguntado alguna vez el por qué necesitas este tipo de orientación cuando eres mayor?. La mayoría de las frustraciones, desilusiones y fracasos tienen un hilo conductor que subyace en las experiencias vividas en la infancia. Quizá el término “motivación”, aplicado a la formación, pueda sonarnos muy complicado de aplicar o entender si nos referimos a los niños, pero nada más lejos de la realidad. 

Es competencia de los padres/tutores/educadores del niño hacer que este crezca y se eduque en un entorno seguro, a la par que feliz. El niño debe sentirse querido, respetado, arropado,  y crecer en el convencimiento de que puede conseguir todo lo que se proponga, pero necesita el consejo, la guía, el estímulo y el aliento de quienes le guían en su desarrollo. Como los adultos, los niños pasan por fases de inseguridad, donde se comparan con otros niños de su misma edad, por ejemplo, y es crucial captar cualquier indicio de debilidad o flaqueza para actuar en consecuencia.

Uno de los mayores logros de los cursos motivacionales en la infancia se refiere a cuando estos se dirigen a niños con altas capacidades. A menudo, la falta de motivación en estos niños se traduce en una escasa satisfacción en su vida en general.  El mayor error reside en que su entorno más cercano (centro de estudios, profesores, amigos, compañeros de clase, …)  no le demuestra que puede ser útil y productivo como los demás ni termina aplicando los mecanismos suficientes para la adaptación curricular necesaria, lo que se traduce en una menor concienciación de sus propias competencias y una baja autoestima, se siente entonces diferente, excluido del grupo.

Los cursos motivacionales para niños, tanto en este caso como en otros, son capaces de trabajar las emociones y la autoestima, de modo que estas sean capaces de ayudar al menor a adaptarse a la sociedad en la que vive, a construir metas reales, a reconocer y aceptar sus propios límites creando pensamientos positivos con el objetivo de la satisfacción personal a lo largo de toda su vida.

Te puede interesar

Escribe un comentario