Decántate por los videojuegos para reforzar su educación

Los videojuegos han sido desde siempre objeto de diversión y parte del ocio de niños, jóvenes y adultos. Hasta hace bien poco, el objetivo de un videojuego se basaba en desarrollar los reflejos y la pericia, elaborar estrategias bélicas o atravesar diferentes mundos virtuales con una meta definida: conseguir un tesoro, rescatar una princesa, salvar el planeta, etc.

Los videojuegos como elemento educativoLa evolución de los videojuegos ha sido exponencial, adaptándose a las exigencias de los usuarios que presentan perfiles cada vez más diversos y a cualquier edad. Hoy en día se ha reconocido la utilidad de estos juegos en el entorno educativo, afirmando que fomentan la sociabilidad, entre otros aspectos. Otros muchos títulos consiguen despertar una conciencia al respecto de ser solidario, compartir y poseer mayor capacidad para empatizar con los demás, reforzar la autoconfianza y la capacidad para el trabajo en equipo. En este aspecto es reseñable el hecho de que también diversos videojuegos llevan implícitos comportamientos de responsabilidad hacia obligaciones como el cuidado de una mascota, por ejemplo.

Si bien la palabra “videojuego” lleva implícito cierto recelo y cautela para muchos padres es importante participar de esta actividad junto a sus hijos, estudiar las posibilidades que ofrece el mercado, elegir títulos acordes a su edad y, siempre, controlar el tiempo en el que los niños permanecen delante de la pantalla del televisor jugando.  Tal sea el momento de reflexionar si hasta ahora dejarles con un videojuego era la mejor manera de que estuvieran quietos. Como toda actividad, los videojuegos tienen un tiempo límite que es necesario respetar, y después pasar a cualquier otra complementaria con su educación, como leer un libro, ver un programa de televisión, practicar deporte colectivo, etc.

Te puede interesar

Escribe un comentario