Disconformidad laboral hasta del funcionario

Muchos opositores desean esa plaza de funcionario como el máximo sueño que buscan hacer realidad, pero hay quienes, dado que su talento hoy en día no recibe dinero, se tienen que conformar con ese sueldo fijo que ofrece la plaza de funcionario, pero lamentándose toda la vida de no haber realizado lo que más querían…

Por ejemplo, el típico pintor, que estudió Bellas Artes, y que tiene una virtud con los pinceles sobretodo admirable. No consigue hacerse un hueco en este mundo tan competitivo como pintor, y eso le hace sentir fracasado, desanimado, y siente que no le queda otra para salir adelante, que presentarse a unas oposiciones para acabar siendo profesor de Dibujo Técnico…

Y esa solución laboral que para muchos sería envidiable, hay quien la recibe como premio de consolación… Y no les deja disfrutar de los que han conseguido. Parece que en estos tiempos que corren, nadie valora lo que tiene… ¿Será condición de la especie humana?

He escuchado experiencias de desconformidad respecto a este tipo de situaciones laborales que no coinciden con lo esperado, y he leído algunos consejos que se dan desde el punto de vista psiquiátrico para estas personas. Resumiéndolo os diré que básicamente, hay que continuar haciendo lo que a uno le hace feliz, aunque sea como hobby. Por ejemplo en el caso del pintor que antes mencionaba, no es incompatible su trabajo como funiconario con el desarrollo personal como artista.

Hay que encontrar tiempo para compatibilizar las dos situaciones, la que se tiene, y la que se desea. Pues sin el dinero es obvio que no podemos vivir, pero con sentimiento de fracaso, tampoco.

Te puede interesar

Escribe un comentario