Desgana oficial

 

Superar las épocas de pocas ganas es tarea muy difícil. Todos pasamos por esos momentos y todos sabemos cómo enfrentarnos a esa debilidad teóricamente, pero cuando estamos en plena época de desagana oficial, nada nos lleva a reconducir nuestra buena conducta y no sabemos como encontrar la motivación.

Entra la morriña, el sueño, la pereza, la desilusión y los sentimientos de frustración. Parece que no sabemos por donde empezar, pues todo nos viene grande, y de tanto que hay que hacer, día tras día pasa lentamente sin hacer nada, acumulándose la tarea y el sentimiento de culpa.

Seguro que todo el que lea este artículo ha pasado por esta situación alguna vez. Es como cosa humana, como si fueran épocas nuestras que nos toca pasar por obligación, pero de las que siempre, siempre, siempre, podemos salir y debemos salir…

Ahora bien, las clases teóricas me las voy a ahorrar. Creo innecesario empezar a dar consejos que ni siquiera suelen funcionar, pues cada uno acaba remontándose por diferentes causas, sin un patrón fijo, pues las personalidades son tan distintas como personas hay.

Por eso me gustaría abrir vía abierta para que contéis a los lectores que necesiten un estímulo para recuperar esa motivación, qué ha hecho en vosotros volver a las buenas costumbres y dejar la época de desgana oficial en sólo eso, una época.

Empezaré yo misma. Yo diré que en mi caso, cuando me he encontrado en esa época, he pensado por dentro que estoy pasando una breve enfermedad. Como toda enfermedad, necesita sus días de descanso, por lo que he decidido tomármelos. También comprendo su recuperación lenta, así que nada de agobios. Pero tengamos en cuenta que cuando ya llevamos los cuantro días de subida y cuantro días de bajada que nos suelen decir los médicos, ya hay necesidad de poner de nuestra parte para empezar una rehabilitación a la vida normal:

Empezar a dejar la cama y el sofá, pues se comen a uno, y la enfermedad se apodera; salir a pasear aunque sin ganas al solecito, pues siempre ayuda en las recuperaciones; recuperar buenos hábitos, cómo leer, escribir, deporte… ; y empezar a montar el horario de vida que llevaba antes de “caer enferma”.

Al principio comenzaré viéndolo una muralla, pero la recuperación de buenos hábitos me habrá motivado a no notar ese cansancio que me impedía la iniciativa de ponerme a hacer algo.

Eso es lo que hago yo… Pero, ¿y tú? Cuéntame, ¿cómo recuperas las ganas en épocas de desgana oficial?

Te puede interesar

3 comentarios

  1.   SuKi dijo

    En mi caso más que desgana fue caer en meses de ansiedad bastante chunga… perdí todo un año de carrera y luego tenía miedo de seguir, pero poco a poco se va superando y se sale adelante.

    ¿Las claves? Depende de uno mismo, lo principal es creerte que sí que puedes, que haya pasado lo que haya pasado anteriormente ahora es un momento totalmente distinto y la vida puede sonreírte, y poner mucha fuerza por parte de uno mismo.

    ¿Cosas que siempre ayudan?
    – No quedarse en la cama, parece una tontería pero… hazla!!! El hecho de dejarla sin hacer es como una invitación a volver ahí.
    – Deporte, quemas adrenalina, reoxigenas todo tu sistema…
    – Desahógate, busca personas con las que hablar, socialízate
    – Sal a la calle, aunque sean 5 minutos a dar un paseo, y al día siguiente más.
    – Piensa, como dice Conchi, que es algo pasajero, que saldrás adelante, y recuperarás tu vida

    Ánimo a todos!

  2.   Rass dijo

    Yo estoy así… no tengo ganas ni de explicarlo. Sin ningún motivo concreto. Falta de motivación total, se van los días entre una mezcla de sentimientos contradictorios y de promesas que no cumplo.

  3.   Conchi dijo

    Hola Rass… Entiendo tu sentimiento, creo que es algo que todos pasamos en algunos momentos. Sobretodo no decaigas y trata de salir de esta situación aún sin ganas. Hay varias formas de encontrar motivación. Tú sabrás buscar las tuyas. Suki nos apunta algunas claves en su comentario. Ánimo y saca pecho!

Escribe un comentario