Días de espera hasta las notas

Me he dado cuenta de que uno de los peores ratos que el opositor debe vivir en la fecha de los exámenes, es los días de espera entre prueba y prueba, y sin duda los días que restan hasta saber las notas… ¡Se hace eterno!

Parece que no hay vida más allá de las oposiciones, y si tardan aún 15 días más en ir examinando al resto de opositores, tu situación de espera se puede volver caótica, pues según tú, todavía no se ha acabado todo lo que podías hacer

Pero estás en un error, tú ya lo has hecho todo. Ahora te toca relajarte. RELÁJATE! No conviertas un época de espera en una época de desesperación.

Si estás en días entre prueba y prueba, la inquietud de la desesperación sólo conseguirá desestabilizarte y contribuír a que en el siguiente examen hagas una “patata”. Y si has conseguido finalizar los exámenes ya, BENDITA LA HORA… Ahora toca descansar ese cuerpo y esa mente que tanto se han estresado en estas fechas. Nada de subirse por las paredes hasta ese día en que te digan la nota. ¡Estás de vacaciones!

¿Que tardarán 10 días en darme la respuesta? Bueno, pues me voy a ponerme morena a la playa, para ir a recoger la nota más guapa que nadie. O me voy a una casita rural unos días, o a visitar a mis amigos de Madrid, o a vivr la fiesta de Benidorm

Pero hay quien trabaja y esto no lo puede hacer aún… ¿Cómo que no? ¡Ahora no hay que invertir el tiempo libre en estudiar! En los momentos de tiempo libre, ¡Sal a la piscina de tu pueblo, que hace días para eso!

Si te diviertes un poco los días previos a saber tu nota, te harán olvidar un poco el “sufrimiento” vivido por la época de estudio, la época de exámenes… Y esto, además de beneficiar a vuestro organismo, que se lo ha ganado, os favorecerá porque (siento decíroslo así, pero es la verdad), amortiguará un poco el golpe de un posible suspenso a la vuelta.

Como cabe esa posibilidad, debemos estar preparados para eso, por lo que una mente desesperada y angustiada, puede encontrarse demasiado indispuesta para recibir tal noticia… Y el colapso no queremos que suceda, ¿eh?

Así que a disfrutar de esas merecidas vacaciones que se han ganado a pulso.

Te puede interesar

Escribe un comentario