Dificil pero no imposible

Las oposiciones son duras, no lo podemos negar, pero tampoco son imposibles de conseguir, y mucho menos a la primera, como ha ocurrido el caso.

F. Granado era opositor hasta hace muy poco. Tiene 25 años y ya ha ganado un puesto de trabajo de por vida, ya que ha conseguido sacar las oposiciones de notario a la primera.

Su ritmo era constante: doce horas de estudio diario, seis días a la semana, durante 36 meses. Su secreto, pensar que su estudio era como un trabajo y ponerse retos personales que le motivaran en el estudio diario.

Su concepto de estudiar es diferente al que la mayoría tiene: “Para aprobar te tienes que aprender de memoria literal, palabra por palabra, el Código Civil, el Código de Comercio, la Ley Hipotecaria…”, y así, hasta una veintena de textos legales.

Conforme se acercaba el día ‘D’, llegó a repasar hasta 170 temas (3.500 folios) por semana.

Con relatos como éstos uno no puede hacer más que sonreír y seguir hacía delante para conseguir lo que otros ya han conseguido.

Vía DiarioSur.es

Te puede interesar

Escribe un comentario