Dormir bien para aprender

Dormir bien para aprender

Uno de los grandes problemas de los estudiantes es el hecho de tener malos hábitos de estudio. Una de las costumbres más frecuentes en la etapa universitaria es la de pasar la noche en vela, abusar del café y estudiar hasta el último momento cometiendo ese gran error de dejarlo todo para el final. Un estudio elaborado por la Universidad de California en Los Ángeles (EE.UU) incide en la importancia de descansar de forma adecuada en la noche previa a un examen para mantener la normalidad cotidiana.

Pero también, conviene entender que la mente necesita reposar los conocimientos, por ello, algunos expertos aseguran incluso que se aprende mientras se duerme. La falta de descanso es uno de los mayores riesgos a la hora de llegar agotado a un examen y olvidar datos importantes. Un examen es una prueba que supone un esfuerzo de energía extra, por ello, es tan fundamental y vital, ir descansado. Porque si ya vas cansado, entonces, no vas con la predisposición adecuada para hacer la prueba.

No sólo necesitas haber descansado ocho horas por la noche sino también es indispensable que apuestes por una buena alimentación. Por otra parte, cuando el cerebro está cansado trabaja con menor rendimiento que cuando como estudiante comienzas a preparar con tiempo suficiente un examen. No dejes los preparativos de un examen para el último momento porque luego el tiempo se  vuelve en tu contra cuando tienes la incómoda sensación de ir contrarreloj. .

Más información – Claves para aumentar la memoria ante los exámenes

Fuente – Creadess

Te puede interesar

Escribe un comentario