El carné de estudiante se convierte en un elemento multifuncional

Si eres de los que ya pasó por la Universidad hace unos años serías el poseedor, como no, del carné de estudiante, una identificación que permitía al alumno gozar de una serie de privilegios tales como descuentos en algunos viajes (y con determinados proveedores), transportes, entradas a recintos deportivos o para poder obtener un libro de una biblioteca pública.

el carné de estudiante ya es algo más que una tarjeta identificativa

Hoy en día, el carné de estudiante sigue siendo un elemento completamente necesario en los casos que hemos mencionado, pero además adquiere más valor, ya que no solo se limita a facilitar los privilegios antes descritos, sino que va más allá, a varios niveles. A nivel académico, por ejemplo, la identificación mediante el carné de estudiante permite (es el caso del facilitado por la UNED) que el alumno pueda contar con una copia de cualquiera de sus exámenes sin necesidad de solicitarla al profesor.El carné de estudiante de la Complutense de Madrid, además, permite el acceso al expediente académico.

A otro nivel los carnés de estudiante ya se han convertido en tarjetas de débito/crédito y tarjetas monedero, además de servir de vehículo de descuentos en los establecimientos donde se tenga un acuerdo de este tipo. Estos nuevos carnés ya traen incorporados los chips que poseen las tarjetas bancarias, por lo que su uso se asemeja al de estos dispositivos.

Estos son algunos ejemplos de los usos que ya se han implantado para los nuevos carnés de estudiante. NO son todos, ni los de todas las Universidades, pero su uso se extiende, al tiempo que los acuerdos de los centros de estudios superiores con otros organismos colaboradores, para que con mayor frecuencia pueda ser un elemento multifunción, cómodo, práctico y seguro para el estudiante.

Te puede interesar

Escribe un comentario