El día antes del examen

Muchas veces el día antes del examen nos sentimos bastante mal. Los nervios se nos meten en el cuerpo y no nos podemos quedar quietos.

O lo que es peor, nos quedamos totalmente en blanco, como si no hubiéramos estudiado nada y, aunque queramos estudiar, no hay manera de hacerlo, es como si fallásemos al repasar en todo lo que días antes nos sabíamos al dedillo.

En esos momentos nos entra el pánico y nos desanimamos pensando que para qué nos vamos a presentar, que vas a hacer el ridículo…

Pues bien, lo primero que hay que hacerse es tranquilizarse. Respira hondo y deja los apuntes a un lado. Ahora mismo tus apuntes no te sirven de nada, eres tú el que bloquea los conocimientos porque estás nervioso, por eso necesitas tranquilizarte y pensar que vas a hacerlo lo mejor posible.

Nunca dejes para ese último día algún tema sin estudiar (o para repasar esquemas,…), ese día tienes que sabértelo todo y recitarlo como si estuvieras leyendo en voz alta un libro; de esa forma no tendrás tanto agobio en el cuerpo.

No te acuestes muy tarde, aunque no puedas dormir deja reposar a tu mente. No pasa nada que te levantes antes, dicen que lo que se estudia durante la primera hora de la mañana se retiene mucho mejor, pero no va a ser el caso si no dormimos antes porque con la tensión el cuerpo se estresa y nos puede salir al contrario, que olvidemos lo que acabamos de estudiar.

Así que: Tranquilo, repasa, duerme y ¡suerte en el examen!

Te puede interesar

3 comentarios

  1.   aloe dijo

    Creo que cada uno tiene su truquillo para afrontar ese día y que lo que sirva para uno no servirá para el que tiene al lado en el examen.

    Un buen remedio son las infusiones relajantes (para el que sea capaz de tragárselas, que no es mi caso).

    Un saludo.

  2.   Conchín dijo

    La verdad es que ese día es estresante para cualquier persona que haya estudiado. Eso nos debe calmar: si estamos así de nerviosos, es porque realmente hemos estudiado, así que nuestra parte la hemos hecho. Es cierto que una buena tila puede ayudar, aunque a veces es más influyente el factor psicológico que la tila nos da que el efecto relajante de ella misma, pero lo cirto es que funciona… 🙂 Gracias Aloe por tu comentario.

  3.   Ignacio acosta dijo

    me pica el trasero

Escribe un comentario