El factor suerte (Parte II)

todo a una carta

Os comentaba que en mi anterior opinión, la suerte juega un papel demasiado protagonista en algo tan importante… El opositor se la juega injustamente, el opositor pierde mucho con este sistema… Pero los Ayuntamientos y Gobiernos también tienen que perder.

Ahora miradlo así. Un policía local se presentó a una bolsa de interinos… Le llamaron para trabajar y lleva realizando bien su trabajo durante 3 años. Todos en el pueblo están a gusto con él… El Ayuntamiento lo ve como uno de sus mejores trabajadores, están contentos con este interino. Se convocan oposiciones para Policía Local. Este trabajador, desde luego se presenta. Y aún sabiendo realizar a la perfección la función que ocupa el puesto, pues lo ha demostrado durante 3 años, el día del examen tiene un disgusto, una malestar, o un “quedarse en blanco”… El tribunal, si es justo de verdad, no podrá darle la plaza que deseaba para él… Tendrán que entregar la vacante a un desconocido, que lo hizo muy bien. Ahora, habrá que esperar a que sea tan bueno en la funciones reales, como lo era el interino.

¿Y si anuláramos el examen de oposición? ¿Tan descabellado os parece? A mí no. Veamos:

  • Se puede aportar nuestro currículum.
  • En puestos en los que se exige carrera, podemos aportar nuestro certificado de notas.
  • Hay cursos, seminarios, trabajos voluntarios que pueden servir para medir el nivel.
  • Años trabajados en un puesto similar.
  • Trabajos relacionados con el puesto.
  • Idiomas.
  • Voluntariados.
  • etc

Yo conozco personas muy cercanas, que en otra época, consiguieron su plaza de funcionario así, sin examen… A día de hoy siguen ocupando su vacante con todo el respeto que se merecen, pues demuestran día a día que valían, que están ahí porque lo valen. Y no hizo falta tanta historia… El ya casi en desuso, CONCURSO DE MÉRITOS. A mí me gusta más esta opción, ¿Qué opináis?

Te puede interesar

Escribe un comentario