El Ministerio y la Fundación ONCE siguen aportando ayudas a las personas con discapacidad

No es la primera vez que la Fundación ONCE y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte español se ponen en marcha de cara a colaborar en un proyecto que facilite la máxima integración de los alumnos con discapacidad. Hoy de nuevo crean alianza para establecer conjuntamente una línea de actuación que pueda garantizar un mayor acceso a la enseñanza superior de este colectivo que ha visto limitadas sus posibilidades por una falta de adecuación en las Universidades, incluso en los propios portales de enseñanza e-learning.

Es por esto que ambas instituciones participan en el mismo deseo de que la accesibilidad a los campus universitarios pueda ser equiparable a la que disfrutan los alumnos que no están limitados por una discapacidad. La Secretaria general de Universidades, Amparo Camarero, ha declarado al respecto que se pondrá “especial énfasis” en las instalaciones universitarias así como en el diseño e integración de los campus virtuales para que sean abordables también por las personas que padecen alguna limitación. Se pretende, igualmente, iniciar un plan de formación dirigido a los profesores de enseñanzas superiores con el fin de que puedan conocer las necesidades específicas de este tipo de alumnado y para que puedan adaptar su método de enseñanza, incluso su material didáctico, a dichos estudiantes. Por otro lado, y también referido a los profesores, aquellos que cuenten con alguna discapacidad también contarán con los medios físicos y/o virtuales que precisen para que puedan ejercer su labor en igualdad de condiciones. Un ambicioso proyecto para el que la Fundación ONCE tiene previsto invertir casi 2.5 millones de euros.

Y para seguir con la misma política de actuaciones, se convocará el programa “Campus inclusivos de verano. Campus sin límites”, unas jornadas formativas dirigidas a estudiantes de segundo ciclo de Secundaria y Bachillerato en el que se espera participen hasta 60 alumnos con discapacidad y que tiene como objetivo orientar y concienciar a la comunidad universitaria de las necesidades de este colectivo, al mismo tiempo que estos alumnos consiguen sentirse parte del sistema, viviendo con naturalidad su situación de incapacidad.

Te puede interesar

Escribe un comentario