El repaso

El repaso nos permite tener en mente las cosas que hemos aprendido antes y que, si no repasamos, se nos acaban olvidando.

El tiempo ideal para un primer repaso de aquello que hemos estudiado es después de unas 8 horas de haberlo estudiado y de nuevo, un segundo repaso, debería ser a las 8 horas siguiente. De este modo preparamos a nuestra mente para que sepa que no debe olvidar aquello que está aprendiendo y al cabo de un mes podremos tener el 60% de los conocimientos adquiridos (siempre y cuando después de repasar tengamos en nuestra memoria el 100% de los conocimientos).

Para repasar hay que:

Escribir el esquema de memoria.

Hacer la repetición mental activa mirándolo.

Consultar las posibles lagunas que tengamos.

Repetir mentalmente aquello que se nos había olvidado.

Hacerse preguntas a sí mismo para saber si lo hemos aprendido todo.

Como método más efectivo éste es el oral ya que las cosas se nos quedan mucho mejor cuando los oímos que cuando lo decimos para nosotros mismos.

Te puede interesar

Escribe un comentario