Enlazando el trabajo con los estudios

Estudiando

Teniendo en cuenta que durante el verano todos los estudiantes tienen vacaciones, no resulta extraño que muchos de ellos aprovechen las semanas libres con el fin de ponerse a trabajar. Antes que estar sin hacer nada o descansando durante demasiado tiempo, prefieren ponerse a hacer alguna actividad que pueda darle algún tipo de beneficio económico. Trabajan durante tres meses, y después vuelven a estudiar.

Sin embargo, puede ocurrir un problema. Y es que, a veces, los plazos pueden estar tan justos que tendréis que calcular muy bien cuando terminar el trabajo y cuando comenzar con las clases. Ya sabéis que a veces no es posible manejar las fechas a vuestro gusto por lo que ¿qué podéis hacer, en el caso de que tengáis este panorama? Lo más recomendable será empezar tarde los estudios.

Nos explicamos. Si véis que la temporada laboral se extiende un poco más y los dos eventos se juntan, podéis hablar con los máximos responsables del centro educativos para decirles la situación que os está pasando, comunicándoles que empezaréis las clases un poco más tarde.

Debéis tener en cuenta que durante los primeros días de clase las tareas que se realizarán no serán de vital importancia, por lo que podéis aprovechar ese tiempo para terminar de trabajar y cumplir el contrato que previamente habéis firmado. Estamos seguros de que los profesores comprenderán la situación y, además, os ayudarán todo lo que puedan.

En cualquier caso, si tenéis algún problema al respecto, os volvemos a recomendamos que habléis con los máximos responsables de vuestro centro educativo.

Te puede interesar

Escribe un comentario