Entornos naturales para reducir el estrés tecnológico

Los entornos naturales para reducir el estrés tecnológico

El estrés es un factor que afecta de un modo negativo a la memoria, dificulta la capacidad de atención en las clases, perjudica a la concentración durante la realización de las tareas y también, potencia el cansancio. Uno de los mejores antídotos naturales que no produce ningún tipo de efecto secundario negativo es pasear por entornos naturales, disfrutar de paseos relajantes por zonas verdes.

El contacto con la naturaleza estimula el poder de los sentidos puesto que la vista se deleita en la contemplación de un paisaje espectacular, es posible estimular el sentido del tacto al caminar descalzo por el césped y experimentar esa sensación de autoestima que aporta el contacto con lo natural y escuchar el sonido de la naturaleza en donde incluso el silencio adquiere matices concretos.

La llegada de la primavera marcada por los largos días de luz solar y las altas temperaturas plantea unas connotaciones concretas para los estudiantes. Desde el punto de vista positivo, los largos días de luz solar permiten un mejor aprovechamiento del tiempo, además de poder potenciar el hábito de dar un paseo diario.

Desde otro punto de vista, los estudiantes tienen que hacer un mayor esfuerzo todavía para concentrarse en sus tareas renunciando a posibles distracciones. El contacto con la naturaleza es un antídoto para estimular la mente con energía positiva, refuerza la creatividad, suma tranquilidad de ánimo, eleva el nivel de optimismo y se potencia la conexión cuerpo y mente.

Te puede interesar

Escribe un comentario