Cómo establecer metas sencillas pero eficaces

aprender a establecer metas

A todos nos gusta soñar, estoy segura de que no es la primera vez que miras por la ventana o cierras los ojos y empiezas a soñar en tu futuro. Quizá pienses en las cosas que te gustaría vivir algún día. Pero todos esos deseos pueden hacerse realidad si sabes escoger las metas adecuadas, una detrás de otra hasta llegar a cada uno de tus objetivos.

Los sueños no se tienen que quedar únicamente en sueños, se pueden hacer realidad… pero debes querer realmente que se cumplan. Si tienes sueños lucharás por conseguirlos y el camino que tengas que pasar será un camino donde disfrutarás a cada minuto. Sentirás la felicidad y además podrás llegar a tus metas. Pero para lograr todo esto es necesario que aprendas a establecerte metas, que sean sencillas… pero eficaces.

Sigue unas pautas

Si quieres establecerte unas metas, deberás utilizar unas pautas para acordarte de cómo debes enfocarlas y cómo lograr de que sean adecuadas para ti. Para centrarte en tus objetivos que sean sencillos pero al mismo tiempo factibles y realizables, deberás tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Sé específico/a. Tendrás que asegurarte que tus objetivos no son castillos en el aire. Deberás tener ideas concretas de lo que quieres hacer y dónde quieres llegar exactamente. Las metas deben tener una dirección concreta para poder cumplirlas.
  • Mide las metas. Igual de importante es ser específico con las metas como aprender a medirlas para que sepas si estás haciendo progresos o si hay que mejorar algo para poder continuar y llegar con éxito a dónde quieres llegar.  Además, cuando empieces a dar pequeños pasos también puedes darte pequeñas recompensas.
  • No establezcas metas si no has alcanzado las primeras. Para poder ser consecuente y coherente con tus metas, deberás ir por orden. Primero deberás alcanzar las primeras metas y poco a poco ir poniéndote nuevas. Si estableces demasiadas metas y difíciles de conseguir, sólo conseguirás frustrarte y pensar que no eres capaz cuando eres muy capaz de conseguir todo lo que te propongas.

aprender a establecer metas

  • Metas alcanzables. Es necesario también que te asegures que tus metas son reales y que puedes alcanzarlas. Piensa en si lo que quieres es realmente lo que quieres y que puedes alcanzarlo. Pero recuerda: “querer es poder”.
  • Establece plazos. Es importante que te establezcas plazos a corto plazo en pequeñas metas para que puedas establecer un objetivo más grande a largo plazo. Si no te estableces plazos es probable que acabes sufriendo el conocido ‘síndrome del mañana’ y empieces a posponer las cosas importantes. Pero llegará un día en el que te quedes sin mañanas y sólo te quedarán remordimientos de no haber hecho las cosas de diferente forma cuando podrías haberlo conseguido.

 

Preocúpate por tus objetivos

Debes asegurarte de que tus metas realmente te importan y que quieres conseguirlas (de verdad). Son muchas las formas para averiguar si realmente las metas que tienes en la mente son los que realmente te importan (o no).  Debes saber si esas metas son importantes para ti o si crees que son importantes porque la sociedad te hace creer que así lo son. No te motives con un “debería conseguir” y piensa que una meta sólo será real si de verdad quieres conseguirla. Piensa en esa meta y después fíjate en si piensas en ella como algo que “deberías” hacer o como algo que “quieres” hacer. De esta forma te podrás asegurar que realmente te sientes implicado/a y que no sufrirás ninguna crisis existencial porque realmente quieres lograrlo y buscarás la forma de conseguirlo.

Escribe tus metas

El hecho de escribir tus metas puede ayudarte enormemente. Al escribirlo te sentirás como si te estuvieras comprometiendo a ellos y te conectarás emocionalmente a cada una de tus metas, haciéndolas más posibles de que se cumplan. También, si las escribes no se te olvidarán y podrás añadir objetivos más alcanzables y concretos si fuese necesario.

aprender a establecer metas

Además, si muestras tus metas a alguien de confianza, podrás motivarte y hacer que las cosas vayan mejor. Tu dignidad, tu criterio personal  y tu motivación se comprometerán con tus metas escritas y al decirlas en voz alta también serás capaz de visualizarlas con mayor facilidad, algo que sin duda te ayudará a dar los primeros pasos.

 

 

 

Te puede interesar

Categorías

Consejos

Maria Jose Roldan

Maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy... Ver perfil ›

Escribe un comentario