Estudiando con miras al futuro

Estudiando

La mayoría de las veces, cuando estudiamos, no sabemos a ciencia cierta por qué lo hacemos. La gente piensa que tenemos que aprender por obligación, porque es lo que hay que hacer, o simplemente porque lo recomiendan los padres o profesores. Lo que muchos no se paran a pensar es que lo hacemos para labrarnos un futuro. Nos explicamos.

No tenemos que memorizar los contenidos con el objetivo de sacar buenas notas o contentar a la gente. Deshaceos de esa idea. La misión que tenemos que completar es la de aprender para, años después, centrarnos y aplicar esos conocimientos en el trabajo. De hecho, muchas de las cosas que nosotros mismos memorizamos de pequeños las estamos aplicando en la vida adulta.

Hay que estudiar mientras miramos al futuro. De nada sirve centrarnos únicamente en el presente, ya que así sólo conseguiremos aprender para después no saber aplicarlo. Incluso, podemos usar nuestro día a día para hacernos una idea de cómo tendremos que actuar. Un ejemplo: hay muchos termómetros repartidos por las diferentes ciudades. ¿Sabíais que podéis utilizar vuestros conocimientos para saber más información del tiempo que hace? Y así infinitamente.

Estudiar no significa ponerse delante de un papel y memorizar como si no hubiera mañana. Esto es lo que debemos tener más en cuenta: que lo estamos haciendo para un futuro. Tened eso muy claro ya que, además de aclararos bastante las cosas, os motivará a seguir hacia adelante. Por supuesto, podéis aplicar el concepto a todos los aspectos que consideréis necesarios.

Te puede interesar

Escribe un comentario