Estudiando por objetivos

Estudiando

Esto sucede también en el trabajo. Hay ocasiones en las que tenemos tanto que estudiar, que no sabemos por donde comenzar. Si empezamos en una parte, puede que no dejemos de pensar en la otra, lo que significa que estaremos preocupados por todas y parecerá que no vamos a terminar nunca. Y es un problema que puede llegar a desconcentrarnos.

Ante esta problemática, ¿qué podemos hacer? Es simple, ya que podemos empezar estudiando por objetivos. Esto quiere que tendremos que calcular una serie de objetivos a cumplir, y hasta que no hayamos completado uno, no pasaremos al siguiente.

Hagamos una traducción, por así decirlo, con un ejemplo. Imaginad que llega la época de exámenes. Por supuesto, durante esta temporada tendremos que estudiar un montón de apuntes, lo que puede hacer que decaigamos. La clave está en definir lo que queremos estudiar primero, según nuestras preferencias, y no pasar a lo siguiente hasta que no lo sepamos. Es muy importante que calculemos bien, ya que hay que tener en cuenta el tiempo del que dispondremos.

En un principio, el método que estamos comentando puede parecer muy complicado. Pero, en el caso de que nos organicemos bien, estamos seguros de que obtendremos resultados óptimos, y podremos aprobar los exámenes sin muchos problemas. Se trata de algo efectivo, pero que deberemos tomar en serio.

Los objetivos son algo que se ejecuta en muchas tareas, y no sólo en los estudios. Como hemos dicho al principio, también se aplica en el trabajo, con unos resultados que pueden llegar a ser sorprendentes. Si no os lo creéis, os aconsejamos que le echéis un vistazo a las entrevistas que se hacen a algunas empresas. Seguro que os quedaréis estupefactos.

Más información – Cinco consejos para lograr objetivos académicos en 2013

Te puede interesar

Escribe un comentario