Estudiar en el césped

estudiando-en-el-cesped

Vamos a hablar de el estudio sobre el cesped… ¿Por qué lo hacemos?…

No esperéis una respuesta correcta, es un planteamiento que yo me hago y que he ido observando en muchos estudiantes… El caso es que un verdadero beneficio debe tener cuando hay ocasiones en que los campos universitarios tienen los jardines con alfombras de gente, todos preparándose los exámenes finales, las pruebas de acceso…

En verano hay quien nota alivio al caluroso momento de estudio en el frescor del cesped, en invierno hay quien se sienta en el cesped en momentos soleados beneficiándose de los rayitos del sol que tanto se agradecen cuando hace frío. La primavera también atrae al cesped, ¿Cuántas parejas hay tumbadas en los parques en época de Pascua? ¿Y dónde estará el misterio de leer y estudiar en primavera sentados en el cesped? Y en otoño, oyendo cómo caen las hojas… ¡Qué estampa!

Cuando el cesped está recién cortado parece que apetece más sentarse en él, como cuando compramos fiambre de la charcutería y nos sabe tan bien por estar recién loncheado…

Realmente la sensación placentera de estudiar sentados o tumbados en el cesped debe de tener una explicación científica, debe venir relacionada con muchos aspectos psicológicos y espirituales que han envuelto al ser humano desde sus albores… Rodearse de naturaleza es inevitablemente la posición natural de la persona. Como hablábamos en el tema del Feng Shui, la naturaleza instaura en nuestras vidas la serenidad que la vida cosmopolita nos está arrebatando.

El cesped tiene el verde necesario del planeta, su aroma nos da total plenitud,  su humedad la notas en la piel, su textura y esponjosidad nos da la ergonomía y comodidad que nos hace sentir a gusto para estudiar de forma apetecible…

Yo no sé la razón por la que se hacen hasta reservas entre estudiantes para tumbarse en el cesped para estudiar… ¿La sabes tú? Lo que sí sé es que conviene, te sientes mejor y te relaja. A la vez de estudiar estas disfrutando de un merecido descanso. Tal vez, no haya más razón que esa.

Te puede interesar

Escribe un comentario