Estudiar en grupo

“Hoy nos vemos para estudiar para el examen”…Esta frase la habrás escuchado, incluso pronunciado, alguna que otra vez. Muchos estudiantes, con la intención de ayudar a otros compañeros, o por el hecho de ser ayudados, deciden preparar sus exámenes en grupo, una práctica que es muy habitual y frecuente entre los jóvenes.

Estudiar en grupo

Y es que con más personas el rato de estudio se pasa mejor, se aclaran dudas, se comparten apuntes, incluso los momentos de descanso son más amenos. De todas maneras, y a pesar de que la fórmula funciona la mayoría de las veces, principalmente si existe afinidad entre los compañeros, a nivel de rendimiento individual la realidad suele ser bien distinta.

No es recomendable la asociación para estudiar, si bien no es una mala idea dentro de un programa de estudios, te aclaramos todo enseguida.

En un mismo grupo no todos sus integrantes están, por así decirlo, al mismo nivel de conocimientos. Cuando se estudia en grupo todos preparan la materia de la misma forma, coinciden en aplicar la misma metodología,  en definitiva, acaban recabando y memorizando la misma información. Este sistema, para los integrantes del grupo menos avanzados, resulta una ventaja evidente, por un lado el resto se suele adaptar a su nivel, incluso “exigiendo” un mayor esfuerzo este es fácilmente alcanzable por ese miembro menos aventajado. Obviamente esta práctica no es adecuada para aquellos estudiantes con mayor nivel ya que pueden acostumbrarse a no usar todo su potencial, acomodándose a una situación más fácil para ellos.

El estudio ha de realizarse de manera individual, si bien son recomendables reuniones donde poder aclarar dudas o realizar test de evaluación entre sí para medir los conocimientos y actuar en consecuencia con la persona más rezagada, pero esto ha de ser un complemento a un modo de estudiar propio y no el método en sí.

Te puede interesar

Escribe un comentario